La institución, fundada en 1880, intervino en las grandes emergencias de la historia del país y fue ampliando sus objetivos.

La Cruz Roja Argentina fue fundada solo 17 años después de la constitución formal, en 1863, del Comité Internacional de la Cruz Roja, en Ginebra, Suiza. La iniciativa de replicar esa organización humanitaria en el país, nacida para la asistencia neutral de militares heridos en los campos de batalla, fue de los médicos Guillermo Brown y Toribio Ayerza. Uno sanjuanino, el otro vasco; el primero sanitarista y ministro del Interior del presidente Bartolomé Mitre, el segundo, conocedor de los estragos de la guerra en Europa, donde había prestado asistencia profesional.

Si bien ambos habían impulsado la fundación de la sección argentina de la Cruz Roja años antes, no fue hasta 1880, tras la ratificación por parte del gobierno de Nicolás Avellaneda del Primer Convenio de Ginebra —destinados a proteger a las víctimas de la guerra—, que se formalizó la fundación de la institución en el país.

Leer
Falleció una leyenda del automovilismo argentino

El 10 de junio de ese año, asumió como su primer presidente el médico oftalmólogo Pedro Roberts. El país se sumaba así al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Desde entonces, hasta la asunción del último sucesor de Roberts, el abogado Diego Tipping, a cargo de la organización en Argentina desde 2015, han pasado infinidad de acontecimientos, intervenciones de asistencia en guerras internas, catástrofes, como terremotos, atentados e incendios.

La actualidad de la Cruz Roja Argentina

La institución trabaja actualmente a través de 66 filiales, más de 30 servicios educativos —con capacitación en diferentes especialidades—, un observatorio humanitario que recoge datos en el terreno y procesa con recursos de Inteligencia Artificial y big data, un hub humanitario en el aeropuerto de Ezeiza, que es uno de los 5 que tiene la Cruz Roja en todo el mundo, un campamento permanente en Salta donde brinda ayuda a comunidades originarias, entre otras actividades. Por supuesto, las emergencias siempre serán acontecimientos convocantes para la organización. Además, pronto esperan inaugurar el Museo y Centro de Interpretación con el objetivo de transmitir, sobre todo a los jóvenes, la comprensión del derecho humanitario.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here