Uno es de Quilmes y los otros de Misiones. En 2014 cayeron con marihuana  en un operativo realizado por Gendarmería Nacional sobre Ruta Nacional Nº 11, en el acceso a la localidad de Arroyo Ceibal, en el corazón del departamento General Obligado.

Jorge Ariel Correa (38), Oscar César Fernández (44) y Héctor Correa (19), intentaron trasladar a la ciudad de Santa Fe más de 300 kilos de marihuana en dos roperos de madera. Los tres se hicieron cargo del hecho y acordaron una sentencia por el delito de tráfico de estupefacientes. El acuerdo se dio el lunes en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, donde los abogados defensores y la Fiscalía General cerraron un juicio abreviado.

El caso se remonta al año 2014, cuando los tres imputados – junto a una menor de edad – fueron detenidos por agentes de Gendarmería Nacional a la salida de un comedor ubicado en el Kilómetro 839 de la Ruta Nacional Nº 11, en el acceso a la localidad de Arroyo Ceibal, en el corazón del departamento General Obligado.

Sentados a la mesa

El hallazgo sucedió a las 14.35 del miércoles 9 de julio del 2014. Dos gendarmes que patrullaban la zona, observaron que una camioneta, Peugeot Hogar, que se encontraba estacionada afuera de un comedor tenía elementos de sospecha. Es que en su parte trasera, había dos muebles – un ropero y un modular – que no concordaban con el peso que soportaba la camioneta.

Ante tal situación, los dos efectivos esperaron a que salgan los ocupantes: Jorge Correa y Héctor Correa. Cuando terminaron de almorzar, salieron del local y fueron identificados por los gendarmes. Previo a ello, Héctor, de 19 años, salió corriendo del lugar y fue alcanzado a los 100 metros. La sospecha de que había algo raro en esos muebles llevó a que el vehículo sea trasladado hacia la Sección Vial de la localidad de Avellaneda.

Por su parte, dos personas que se encontraban dentro del comedor, Oscar César Fernández y una menor, fueron citados como testigos del procedimiento, sin imaginar en ese momento los uniformados, que estos eran –por lo menos uno– parte de la trama narco que trasladaban la marihuana desde Misiones a Santa Fe.

Cuando los dos muebles fueron peritados por Gendarmería, se detectó que dentro de los mismos había una gran cantidad de paquetes con marihuana. En total, se registraron 239 ubicados en el modular de color blanco, y 209 ubicados dentro del ropero. Todo eso arrojó un peso de 365,334 kilos.

Tras el hallazgo, todos fueron detenidos y puestos a disposición del Juzgado Federal de Reconquista. Posteriormente, fueron indagados por el delito de transporte de drogas. En este sentido, Jorge Correa –tío de Héctor– confesó ante el juez Aldo Alurralde y la fiscala federal, Viviana Bruno, que los muebles fueron cargados en Misiones pero que nunca imaginó que tendría dicho cargamento. A su vez confesó que aceptó el viaje porque le iban a pagar una «platita». En tanto, aclaró que no conocía a Fernández y la menor, por lo que trató de desvincularlos de la causa. Por su parte, la Justicia tomó como clave el testimonio de dos testigos que vieron cómo los cuatro se habían sentado en la misma mesa del comedor del acceso a Arroyo Ceibal. A ese dato aportado, también se sumó que la menor que acompañaba a Fernández, tras ver el operativo se dirigió hacia el baño y arrojó un celular y su correspondiente chip. En tanto, surgió como evidencia una serie de conexiones telefónicas que los comprometieron.

Los tres adultos quedaron detenidos en prisión. Jorge Correa y Fernández fueron alojados en la Unidad Penal Nº 7 de Chaco, mientras que Héctor Correa terminó en la alcaidía de Vera.

A los estrados santafesinos

Tras dictarse el procesamiento para los dos Correa y Fernández, la causa fue elevada a juicio el 3 de mayo del 2016. Al llegar al TOF de la capital provincial, la Fiscalía General, a cargo de Martín Suárez Faisal, solicitó ir a juicio oral y público, el cual se fijó para el pasado 6 marzo pero el mismo no pudo efectuarse, ya que la defensa de uno de los imputados –Fernández–, dejó de representarlo dos días antes. Durante la mañana del lunes, este último aceptó la defensoría pública, por lo que se llevó un acuerdo entre las partes y fue sellado un juicio abreviado.

En este sentido, Jorge Correa y Fernández, aceptaron una pena de seis años de prisión de efectivo cumplimiento por el delito de Transporte de estupefacientes en calidad de autores (arts. 5º inc. «c», de la Ley Nº 23.737 y 45 del C. P.). El mismo delito fue para Correa Héctor, quien solo terminó con tres años de condena por su calidad de «partícipe necesario».

 

Fuente – Diario UNO Santa Fe

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here