«Estamos trabajando para conformar una doble línea de radares destinada a aumentar el control de todo el tránsito aéreo y constituir una barrera para evitar el narcotráfico», dijo el Ministro de Defensa sobre la iniciativa.

“Estamos trabajando para conformar una doble línea de radares  destinada a aumentar el control de todo el tránsito aéreo y,  fundamentalmente, constituir una barrera para evitar el narcotráfico”,  informó el ministro Rossi sobre esta iniciativa de reactivación de la  fabricación nacional de radares con tecnología de punta, mediante un  acuerdo suscripto con la empresa estatal INVAP SE (Instituto de  Investigaciones Aplicadas – Sociedad del Estado).

El pasado miércoles, -al anunciar la fabricación de estos cinco nuevos  radares- el Presidente de la Nación Alberto Fernández junto al ministro  Rossi supervisaron el funcionamiento del radar 3D RPA 240 que se  encuentra ubicado en uno de los predios de INVAP Bariloche, provincia de  Río Negro.

En esa línea, el titular de la cartera recordó que este radar de  vigilancia aérea 3D de largo alcance -con un radio de 400 kilómetros- ya  se encuentra operativo en el aeropuerto internacional de la ciudad  rionegrina de Bariloche, y precisó: “El intendente de Tostado, Enrique  Mualem, su secretario de Estado, Fernando Rotela, junto al director de  Sistemas de Vigilancia Aeroespacial, comodoro Reigert, y autoridades de  la Fuerza Aérea, se encuentran recorriendo y evaluando la zona de  emplazamiento del radar, que se completará con una obra civil para su  instalación, prevista en el transcurso de este año”.

Respecto a la  denominada primera línea de radares, Rossi apuntó que los mismos se  encuentran ubicados en zonas de frontera, específicamente en Tartagal  (Salta); en San Pedro y Posadas (Misiones); en Resistencia (Chaco); y en  las localidades formoseñas de Las Lomitas, Pirané e Ingeniero Juárez.

Mientras que la segunda línea de radares corresponde a Mercedes  (Corrientes); Villaguay (Entre Ríos); Merlo (Buenos Aires); y los  sistemas que se incorporarán próximamente en Tostado (Santa Fe); Taco  Pozo y Charata (Chaco); y Río Grande (Tierra del Fuego).

Los tres últimos radares serán fabricados en INVAP junto a otros dos para  reemplazar a los radares que hoy funcionan en Resistencia y Posadas. La producción de estas cinco unidades del Radar Primario Argentino 200  (RPA-200) para potenciar la vigilancia aérea tienen una inversión  prevista de 9.200 millones de pesos en tres años, a partir de recursos  provenientes de una partida específica del FONDEF (Fondo Nacional de la  Defensa).

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here