«Al Pueblo de Reconquista y la Región y a Nuestros Representantes Nacionales

En estos tiempos especiales en donde la pandemia nos pone en una situación difícil y todos y todas repetimos hasta el cansancio el valor intrínseco que tiene defender la vida, es que me permito, desde lo más profundo de mí ser, escribir estas pequeñas líneas.

A fuerza de ser sincero, debo reconocer que personalmente, y como a muchas y muchos de ustedes, me causan una profunda tristeza las agresiones, la falta de dialogo, de consenso, la poca o nula empatía hacia el prójimo, la banalización de la vida humana y especialmente la desprotección de los más indefensos, de esa VIDA sagrada del niño por nacer.

La defensa de la vida, de toda vida, ha sido a lo largo de mi historia un principio fundamental, arraigado en las fibras más íntimas de mi corazón; desde mis convicciones personales, mi concepción cristiana, mi desarrollo profesional como médico que me llevó a conocer las realidades más profundas y dolorosas desde los barrios más humildes hasta las comunidades originales en el corazón del impenetrable cuando desarrollaba mi residencia de medicina rural; mi convicción en la Doctrina Justicialista desde el ámbito de pensamiento y acción política, mi desempeño como funcionario público, desde el área programática, desde mi rol como Secretario de Desarrollo Social, como Concejal y ahora como Intendente de esta querida Ciudad. Y como decía Néstor “…Me sumé a las luchas políticas creyendo en valores y convicciones a las que no pienso dejar en la puerta…”.

Creo también, y soy un profundo defensor, del valor del dialogo, del respeto, de la tolerancia, del que piensa distinto, porque estoy convencido que a esta Ciudad, a esta Provincia y a nuestra amada Argentina la hacemos entre todos, Todos Juntos. Como dice la maravillosa letra, que guía mi accionar diario, de nuestro Pai Julián Zini “Para salvarse, hay que juntarse y arremangarse….Neike Chamigo”.

Hago mías también las sabias palabras expresadas en la última carta de la Conferencia Episcopal Argentina: “Una sociedad se define por la mirada que tiene hacia el más vulnerable, el más pobre y el más indefenso; esto es lo que caracteriza y sella la dignidad de un pueblo y una cultura”.

Con respeto, tolerancia y un profundo amor al prójimo, desde este rincón del Norte Santafesino, alcemos nuestra voz y nuestros corazones para decir fuerte y claro SI a la vida, SI A TODA VIDA.

Dios los bendiga.

Dr. Amadeo Enrique Vallejos»

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here