La audiencia se realizará de manera virtual en el mes de mayo. En tanto, el juez Benegas rechazó excarcelar a Juan Valdez, condenado a prisión perpetua en agosto de 2020. Rosalía Jara tenía 18 años cuando desapareció en julio de 2017. Sus restos fueron encontrados trece meses después.

Dentro de un mes, el jueves 20 de mayo, un tribunal de la Cámara de Apelaciones conformado por José Mántaras, Bruno Netri y Roberto Prieu Mántaras, revisará la condena a Juan Valdez como autor del femicidio de Rosalía Jara en Fortín Olmos.

La audiencia de apelación se realizará de manera virtual a partir de las 9 de la mañana, con asistencia de los abogados defensores de Valdez, Jorge Bedouret, Jorge Faisal y Bárbara Reynoso, quienes apelaron la sentencia. En tanto, la acusación pedirá que se confirme la decisión arribada en juicio oral y público, tanto por parte del fiscal Nicolás Maglier, como por parte de los abogados querellantes, Carolina Walker Torres y Matías Pautasso.

Insisten con la inocencia de Valdez

Para los apelantes, los abogados defensores, la sentencia de primera instancia carece de fundamentación necesaria para sostener que Valdez fue el autor de la desaparición y muerte de Rosalía Jara, y los argumentos serán expuestos de manera oral en la audiencia de apelación Valdez se dijo inocente desde el primer día, y durante todo el proceso los abogados intentaron poner en duda la investigación realizada por la policía y la Fiscalía. En la extensa jornada de alegatos de clausura en el juicio, el abogado defensor Jorge Faisal (que además es cuñado del imputado), dijo que «las agencias de poder han sido las culpables de no buscar al verdadero asesino de Rosalía Jara». Luego, responsabilizó al primer fiscal de la causa (Martín Gauna Chapero) por «el mal cuento» construido en torno al caso y lo acusó de direccionar las declaraciones de los testigos. También criticó al juez Gustavo Gon, que es quien dispuso la prisión preventiva de Valdez hasta el juicio y acusó también al camarista Amílcar Renna, juez de Cámara que ha confirmado los fallos de Gon. También sumó al fiscal regional Rubén Martínez a la lista de personas que integrarían la «corporación» que se forjó para culpar a su cliente por el femicidio. «Todos van a tener que dar explicaciones por haber violado los derechos humanos de Rosalía y de Valdez», manifestó. Faisal también cuestionó todos los procedimientos que se realizaron en el marco de la investigación, como la pericia con canes que detectaron los rastros de Rosalía Jara en auto del acusado y sostuvo que el listado de llamadas del teléfono de Rosalía fue manipulado. Negó que Valdez y Jara hayan tenido una relación constante y afirmó que «nadie» sabía que Alma era hija de Valdez y que por lo tanto «claro está que no le hacía reclamos a Juan por esta paternidad».

Excarcelación rechazada

En tanto, los defensores también habían solicitado que Juan Valdez recuepre la libertad ya que al haber apelado la sentencia la misma no se encontraba firme y se habían vencido los plazos para mantener la prisión preventiva. En esa oportunidad, los letrados remarcaron que el proceso tuvo «muchas irregularidades», y que Valdez estaba siendo sometido a una “tortura infinita, un hombre preso con presunción de inocencia. ¡El hombre es inocente!», exclamó Bedouret. Sin embargo, el juez Santiago Benegas rechazó este pedido por considerar que, tras haberse logrado una condena en juicio oral y público, ya no se puede considerar una mera “apariencia de responsabilidad” de Valdez, y que con la pena impuesta a prisión perpetua «el riesgo de fuga es sumamente severo, sumamente alto». Además, el magistrado recordó que Valdez realizó conductas para entorpecer el proceso: borró datos de su teléfono celular para complicar la investigación, trasladó el cuerpo de la víctima a un lugar alejado donde fue encontrado de casualidad, lo que retardó el proceso, mencionó llamados del abogado defensor Jorge Faisal tratando de torcer la declaración de algunos testigos, conductas claramente perjudiciales para el avance del proceso.

La causa

Rosalía fue vista por última vez la noche del 1 de julio del 2017, a la vera de la ruta provincial nro. 1. La joven había estado jugando a las cartas en un bar de la localidad de Fortín Olmos y se fue del lugar cuando recibió una llamada del acusado, quien la esperaba en su auto en una garita de colectivos ubicada en la intersección de las calles Santa Fe y Juan Domingo Perón. Durante un año nada se supo de ella, y por su desaparición se detuvo a un hombre con quien Rosalía había mantenido una relación sentimental, fruto de la cual quedó embarazada y tuvo una nena. Juan Valdez había sido docente de Rosalía y había comenzado a tener relaciones con la joven cuando ella era apenas una adolescente de 13 años. La investigación permitió determinar que la noche de la desaparición, se registraron 14 llamadas entre los números de los celulares del Valdez y Jara, ya que Rosalía le reclamaba el pago de alimentos para la hija que tenían en común. Juan Valdez había sido docente de Rosalía y había comenzado a tener relaciones con la joven cuando ella era apenas una adolescente de 13 años. La joven subió voluntariamente al vehículo del acusado y ambos se retiraron del lugar; en el trayecto, el hombre le quitó el celular a la víctima para que el teléfono no emitiera señal y posteriormente le dio muerte mediante un golpe en la cabeza. Tres días después, cuando Valdez sabía que era sospechoso por la desaparición de Rosalía, manipuló su propio teléfono celular móvil antes de que el dispositivo fuera secuestrado por las autoridades policiales. A partir de técnicas de borrado que impiden la recuperación de archivos, eliminó de forma permanente los registros de llamada y de mensajería e información relevante para la causa. Valdez fue detenido a mediados de julio de 2017, e imputado por los delitos de retención y ocultamiento de personas; al poco tiempo la imputación sería por femicidio: el 26 de agosto de 2018, un grupo de cazadores encontró restos óseos debajo del puente «El Bonete», en Arroyo Golondrina, a unos 50 kilómetros de Fortín Olmos, a la altura del kilómetro 34 de la ruta nacional Nº 98. El Equipo Argentino de Antropología Forense confirmó científicamente que los restos óseos correspondían a Rosalía Jara.

Juicio oral y condena

El juicio se desarrolló en los tribunales de Vera, y comenzó el martes 7 de julio de 2020, con Valdez sentado en el banquillo de los acusados de la pequeña sala de audiencias, junto a sus abogados. El debate oral se prolongó durante aproximadamente un mes, y pasaron a declarar más de un centenar de testigos. Debido a la trascendencia del caso, por el limitado espacio de la sala de audiencias y por la pandemia de coronavirus que impide la aglomeración de personas, diferentes organizaciones feministas solicitaron a las autoridades judiciales que el debate sea transmitido por televisión y por internet. A través de la señal del canal de la provincia y de Youtube, se pudieron seguir los alegatos de apertura, de clausura y la lectura de la sentencia. El 3 de agosto de 2020 os jueces Gonzalo Basualdo (presidente), Norma Senn y Mauricio Martelossi dieron a conocer el veredicto: Juan Valdez fue condenado por unanimidad como autor penalmente responsable del delito de homicidio doblemente calificado, por el vínculo y por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género – femicidio, a la pena de prisión perpetua.

Fuente – Aire de Santa Fe

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here