Este 1º de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos, la Iglesia católica en la Argentina celebra la 24º Jornada de Oración por la santificación del pueblo argentino y la glorificación de sus siervos de Dios, y nos invita a orar juntos por la santidad de todos.

Esta celebración convoca a todos sus hijos y a cuantos quieran unirse, a elevar una oración confiada para que Dios siga santificando a su pueblo con frutos abundantes de gracia, que hagan más respetuosa, justa y fraterna la convivencia de todos los argentinos.

A lo largo del camino de la vida, con sus pruebas y dificultades, nos alienta el ejemplo de los santos y beatos, como así también de muchas otras figuras ejemplares, cuyas causas de canonización se siguen tramitando en la Argentina y en Roma. Por su pronta glorificación oramos también en esta ocasión, para bien de la Iglesia y del mundo.


TRIDUO EN PREPARACIÓN AL DÍA DE TODOS LOS SANTOS,
24º JORNADA DE ORACIÒN
POR LA SANTIFICACIÓN DEL PUEBLO ARGENTINO Y LA GLORIFICACIÓN DE SUS SIERVOS
29-30 Y 31 DE OCTUBRE
– AÑO MARIANO NACIONAL 2020-

Oración para comenzar cada día
Señor, en Ti creemos. Auméntanos la fe
para que podamos vivir siempre conforme al Evangelio.
Señor, por el Bautismo nos llamaste a ser santos,
danos la gracia de la docilidad para poder responder a nuestra común vocación.
Te pedimos también, por aquellos hombres y mujeres, amigos tuyos,
que en nuestra tierra han dado frutos evangélicos siendo testigos de la fe.
Completa en ellos tu obra, glorificándolos con la corona de los santos.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


PRIMER DÍA: “DIOS NOS LLAMA A LA SANTIDAD”
Lectura bíblica: Juan 15, 14-16: “Ustedes no me eligieron a mí, he sido yo quien los eligió a ustedes”

REFLEXIÓN: «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12), dice Jesús a los que son perseguidos o humillados por su causa. Es verdad, ante el llamado y la elección de Dios, se nos pide todo para darnos Todo, para darnos la verdadera Vida, la felicidad para la cual fuimos creados. Él nos quiere dóciles y confiados en su Misericordia y Fidelidad infinita. Pidamos que nos regale el deseo de buscar con perseverancia y valentía la voluntad de Dios, viviendo con radicalidad nuestro llamado, como lo hizo Abraham ante la propuesta del Señor: «Camina en mi presencia y sé perfecto» (Gn 17,1).

Rezamos un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria: “Señor, aumenta en nosotros el deseo de ser santos como Tú eres Santo”

Rezamos la Oración final a María y las letanías de los Santos y Beatos argentinos

SEGUNDO DÍA: “EXIGENCIAS DE UNA VIDA SANTA”
Lectura bíblica: Juan 14, 4-7: Jesús dijo “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

REFLEXIÓN: Nuestro Padre Dios, nos eligió desde antes de la fundación del mundo “para ser santos e inmaculados en su presencia, por el amor” (Ef 1,4) Él envió a su Hijo Único por nuestra salvación y redención, se hizo Camino para que lo transitemos, Verdad para creerle y anunciarlo, y Vida para gozar del amor de Dios en nosotros y darlo a los demás… no temamos seguir a Jesús, pues aunque el camino es arduo y esté repleto de contrariedades, nos basta su gracia para animarnos con confianza y alegría a seguir eligiendo el camino que nos lleva a la verdadera felicidad.

Rezamos un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria: “Señor, aumenta en nosotros el deseo de ser santos como Tú eres Santo”.

Rezamos la oración final a María y las letanías de los Santos y Beatos argentinos.

TERCER DÍA: “LA CARIDAD: RAÌZ DE LA SANTIDAD”
Lectura bíblica: 1 Cor 13, “…Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo caridad, soy como bronce que suena o címbalo que retiñe. …. La caridad es paciente, es servicial; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta”.

REFLEXIÓN: El camino de santidad es único y personal, según la vocación con la que fuimos creados, los dones que Dios nos ha dado y la Gracia particular de cada día. Pero lo común a todos, es el llamado a buscar siempre la Caridad en todo lo que hacemos, emprendemos y vivimos… sin la Caridad, nuestras acciones, obras, pensamientos, por más buenos que parezcan no darán frutos. Pidamos la gracia que más necesitamos para que ante todo, nuestra vida sea un reflejo de la Santidad de Dios, porque Dios es Caridad.

Rezamos un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Jaculatoria: “Señor, aumenta en nosotros el deseo de ser santos como Tú eres Santo”.

Rezamos la oración final a María y las letanías de los Santos y Beatos argentinos.


Oración a María para finalizar el día:
Virgen María, Señora nuestra y Reina de todos los Santos, ¡Modelo de santidad!
Tú que disfrutas la alegría de todos los Santos,
quienes lavaron sus vestidos en la Sangre del Cordero.
Tú, que eres la primera en ser salvada, la toda Santa, la Inmaculada;
ayúdanos a vencer nuestra mediocridad,
llena nuestro corazón con el deseo y el propósito de la perfección.
Suscita en la Iglesia, para bien de los hombres de hoy,
una nueva primavera de santidad.
Señor, dígnate glorificar a los Siervos tuyos que,
por el ejemplo de sus vidas y valiosa intercesión,
nos puedan estimular y ayudar a perseverar,
con ánimo constantemente renovado, en nuestro camino de Santidad.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Letanías de los Santos y Beatos argentinos
Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad, Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
Cristo óyenos, Cristo óyenos.
Cristo escúchanos, Cristo escúchanos.
Dios Padre celestial, Ten piedad de nosotros.
Dios Hijo Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.
Dios, Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios, Ten piedad de nosotros.
Santa María, Reina de los Santos, ruega por nosotros
Santa Madre de Dios, ruega por nosotros
San José Gabriel del Rosario Brochero, ruega por nosotros
San Héctor Valdivieso Sáez, ruega por nosotros
Santa Nazaria Ignacia March Mesa, ruega por nosotros
Beata María del Tránsito Cabanillas, ruega por nosotros
Beata María Ludovica de Angelis, ruega por nosotros
Beata María Antonia de Paz y Figueroa, ruega por nosotros
Beato Gregorio Martos Muñoz, ruega por nosotros
Beato Ceferino Namuncurá, ruega por nosotros
Beata María Crescencia Pèrez, ruega por nosotros
Beata Laura Vicuña, ruega por nosotros
Beato Artémides Zatti, ruega por nosotros
Beata Catalina de María Rodríguez, ruega por nosotros
Beato. Enrique Angelelli, ruega por nosotros
Beato Wenceslao Pedernera, ruega por nosotros
Beato Gabriel Longueville, ruega por nosotros
Beato Carlos de Dios Murías, ruega por nosotros

– Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, perdónanos Señor
– Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, Escúchanos Señor.
– Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, Ten piedad de nosotros.

OREMOS: Padre del Cielo, Tú sabes que sin tu ayuda no somos nada y nada bueno podemos realizar, pero, confiando en los méritos de tu Hijo Jesús y de los santos, te rogamos que nos asistas con tu gracia y nos hagas dignos de servirte con santidad en tu iglesia, para alcanzar el reino celestial que nos has preparado desde la fundación del mundo. Te lo pedimos por Jesús, tu Hijo y nuestro Señor. Amén.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here