Estafaron por más de 120 millones de pesos, compraron departamentos, locales comerciales, camiones, camionetas, autos, lanchas, remodelaron su casa, pero la justicia entendió que solo uno de ellos deberá ir a la cárcel.

Podrían haber ido a la cárcel por años en el caso de llegar a Juicio Oral y Público. Estaban muy complicados con todas las pruebas que había en su contra y la hábil maniobra de su abogado les permitió una condena bastante acomodada para todos.

Tras el juicio abreviado, y el acuerdo de todas las partes, tanto la defensa como la querella y la fiscalía, solo Martín Zabala quedará tras las rejas y solo por cinco años (de los cuales debería cumplir solo tres).

Su esposa, Silvia Marega y sus hijos Ezequiel y Santiago Zabala quedarán en libertad porque para ellos se dio una condena de tres años de prisión en suspenso.

Fue el propio abogado defensor de los estafadores, Marcelo Benetucci, quien contó en el programa Cuarto Intermedio el acuerdo al que arribaron y dio detalles sobre una declaración que dio Martín Zabala. Dijo que “pidió disculpas” tanto a los estafados Moschén como a su familia por “haberlos arrastrado” a esta situación.

Vale mencionar que tanto la docente como sus hijos también eran investigados por asociación ilícita y por haber sido piezas clave para el lavado de activos mediante la compra de bienes.

Los Zabala compraron departamentos en Santa Fe, locales comerciales, camiones y acoplados, camionetas, autos, motos, remodelaron completamente su casa, que pasó de ser un FONAVI a una mansión de tres plantas. Todos los bienes, menos la casa, pasarán a manos de los Moschén y la casa, que está protegida como bien de familia, quedó completamente vacía porque todo lo que había en el interior fue secuestrado.

Fuente – Reconquista SF

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here