Desde el Ministerio de Salud de la provincia observan con alivio el porcentaje, aunque advierten que la situación es preocupante en las ciudades de Santa Fe y Reconquista, en donde el porcentaje asciende al 90%.

La situación epidemiológica en la provincia de Santa Fe evidencia un amesetamiento en el nivel de contagios de coronavirus, la tendencia que se observa desde mediados de julio se confirma con los números que se registraron en las últimas 72 horas. En la actualidad y en base a las estadísticas que informa a diario el Ministerio de Salud, la provincia hoy ronda los 1.000 casos diarios de covid.

La ocupación de camas críticas es otro de los factores que se tienen que analizar al momento de evaluar el estado del sistema de salud, el cual hoy ronda el 80% en la provincia de Santa Fe. Desde la cartera de salud observan este porcentaje con alivio, aunque recalcan que la situación aún es preocupante en ciudades como Santa Fe y Reconquista.

El 7 de junio fue la jornada más crítica de la segunda ola: ese día en toda la provincia había una sola cama de terapia disponible en la localidad de San Jorge. En julio la situación comenzó a descomprimirse, por ejemplo hoy Rosario cuenta con un total de 40 camas libres.

“Hoy estamos bastante más descomprimidos en este aspecto, aún con las alarmas encendidas como por ejemplo en la ciudad de Santa Fe”, aseguró el doctor Rodrigo Mediavilla, director del Tercer Nivel del Ministerio de Salud de Santa Fe.

“Hace 72 horas que en la provincia de Santa Fe el promedio de ocupación de camas está por debajo del 80%”, confirmó el director del Tercer Nivel. A nivel estadístico, se sostiene que todo sistema de salud que esté por encima del 80% de ocupación de camas “empieza a ser una complicación” y hoy en la provincia es del 78,9%.

Si bien en líneas generales la ocupación de camas críticas se mantiene por debajo de ese tope del 80% que enciende las alarmas, hay casos particulares como los Santa Fe y Reconquista donde los números se mantienen altos y continúa la preocupación.

En el caso de la ciudad de Santa Fe la ocupación ronda el 90%, y una situación similar se replica en Reconquista. “Fueron los últimos lugares que entraron en la segunda ola y serán los últimos en salir, sigue con una alta ocupación de camas”, destacó Mediavilla. Distinto es el panorama en la ciudad de Rafaela, donde el porcentaje es del 60%.

La patología que prima en las terapias son aquellos vinculados con la patología post covid: se trata de los pacientes que recibieron el alta epidemiológica pero aún ocupan una cama de terapia. A esto se debe agregar el hecho de que ingresan pacientes con otras patologías que demandan la atención de los efectores.

Variante Delta en Santa Fe

A pesar de que no hay una fecha certera, las autoridades sanitarias son conscientes de que la llegada de la variante Delta al territorio santafesino será inevitable. «Hoy, lo más importante es frenar los contagios.

En este momento tenemos un nivel de ocupación bajo de camas, pero es inminente la circulación de la variante Delta en la provincia. Hay que hisoparse para tener un diagnóstico, porque cualquier síntoma puede ser covid. Y, lo más importante, quien sea contacto de un caso sospechoso, debe aislarse. Frenar esto está en nuestras manos, podemos hacerlo entre todos», sostuvo este martes la ministra de Salud de la provincia, Sonia Martorano.

La titular de la cartera de salud advirtió que «es inminente» la circulación de esta variante en la provincia, frente a lo cual pidió a la población redoblar los cuidados y la responsabilidad.

La alta tasa de contagiosidad que esta cepa reviste es lo que preocupa, y en ese sentido será determinante el comportamiento de la gente. “Hoy tenemos casos de la variante Delta que fueron detectados y bloqueados— afirmó Mediavilla— Pero si el mundo tuvo tercera ola, Argentina y Santa Fe van a tener tercera ola y hay que estar preparado”, aseguró.

Para esto es indispensable acelerar los tiempos de la vacunación y llegar a la mayor cantidad de gente posible. A la expectativa de una tercera ola, los hospitales modulares que se levantaron en los distintos puntos de la provincia como Santa Fe, Rafaela y Granadero Baigorria seguirán operativos. “Hay que estar preparados. Es por esto que todos los hospitales de campaña van a seguir estando porque esta variante es mucho más contagiosa”, reiteró el referente de salud.

El funcionario destacó la utilidad que estas estructuras han tenido en el pico de la segunda ola, al funcionar como espacios en los que se asistía a los pacientes no covid. Al respecto puso como ejemplo el caso de Rafaela, en donde el hospital contó con un área de terapia intensiva ante la demanda de pacientes que se registró en ese momento. A modo de conclusión, Mediavilla recomendó mantener las medidas de prevención e instó a reconocer a todo el personal de salud.

Fuente – Aire de Santa Fe

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here