Desde que se conoció la fuga de Miguel Antonio Ferreira Vera, efectivos federales se apostaron en el domicilio de Capital Federal donde su pareja cumplía prisión domiciliaria. Recién el jueves último dedujeron que estaban vigilando a otra persona. La fiscal del caso reveló este y otros insólitos detalles sobre la nueva evasión de presos que vuelve a poner en ridículo y a sembrar dudas sobre las fuerzas provinciales y federales.

Este jueves se conoció que Silvina Brítez violó la prisión domiciliaria que estaba cumpliendo en Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es la pareja de Miguel Antonio Ferreira Vera, quien se fugó de la alcaidía de Vera el lunes pasado. Ambos habían sido detenidos el 20 de octubre de 2016 en la ruta 11, con 203 kilos de marihuana en una camioneta.

Por LT10, la fiscal federal de Reconquista, Viviana Bruno, sugirió que hay un 80% de probabilidades de que la corrupción esté involucrada en ambos episodios. Pero además, dio detalles de los mismos que confirman esa sospecha.

Con respecto a Ferreira Vera, contó que logró escaparse “justo en el punto ciego” de las cámaras de seguridad. “Evidentemente alguien le informó dónde estaba (ese punto ciego)”.

“No hay mucha seguridad en la alcaidía, la verdad”, reconoció Bruno, y añadió que los muros no son altos ni tiene alambrado perimetral, como corresponde a un lugar que aloja presos de alta peligrosidad.

“No hay pistas de dónde está este hombre”, admitió.

Pero lo más insólito del relato de la fiscal tiene vinculación con la esposa del narcotraficante. Una vez que éste se escapa, “el juez ordena a Gendarmería que se apueste en el lugar. Nosotros estábamos manejando que la chica estaba en el domicilio. Resulta que el 1º de febrero constata el Patronato que la chica era otra. Se veía otra mujer parecida, pero no era ella”, relató.

Es decir: los gendarmes que custodiaban que Brítez cumpliera la prisión domiciliaria nunca le tocaron la puerta para constatar que era efectivamente ella a quien vigilaban. Lo que es más, Bruno indicó que se desconoce incluso si la sospechosa, que está imputada por transporte de estupefacientes, se fue de la vivienda por estos días o hace dos semanas.

Finalmente, la letrada manifestó su sorpresa por el hecho de que Ferreira Vera haya atravesado kilómetros enteros por la ruta 11 sin ser detectado, siendo que se sabían las características y patente del auto en que viajaba, y se tenía su descripción y la del remisero secuestrado. “Es todo muy extraño”, cerró.

 

Fuente – LT10.com.ar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here