La institución rojiblanca fue fundada el 5 de enero de 1938 por iniciativa de un grupo de vecinos deportistas de la barriada Norte del pueblo de Avellaneda, en el ángulo que se forma en la intercepción entre las viejas líneas férreas y la actual Ruta Nacional 11.

 

Publicidad de 1941 del Almacén y Bolicho de Zamar.

El Club se forma en torno al almacén y bolicho “Barrio Norte” de Don Humberto Zamar, ubicado en calle 3 al 967, casi esquina 22, donde actualmente se encuentra el local comercial de Polirubros Ros.

Foto: Parroquianos en el Boliche “Barrio Norte” de Humberto Zamar.

Ese lugar sería por varios años la sede social y punto de encuentro para sus dirigentes, jugadores y simpatizantes.

El campo de juego inicial estaría ubicado en la manzana 10, detrás del bolicho de Zamar.

Antiguo membrete del Club Barrio Norte con la dirección en el Boliche de Zamar en la manzana 10.

Pero en 1945, por los trabajos de arreglo y ensanche de la Ruta Nacional 11, debieron mudar la cancha una manzana al oeste, donde se encuentra actualmente.

La primer Comisión Directiva se formó de la siguiente manera: Presidente, Humberto Zamar; Vice, Ernesto Zamar; Secretario, Máximo Aldrián; Pro, Gilberto Buseghín; Tesorero, Alberto Cían; Pro, Aníbal Bacca; Vocales: Armando Planicich, Policarpo Vallejos, Olivio Buseghín, Calixto Stechina y Armando Cían; Controladores: Domingo Buseghín y Luis Vicentín. Como algunos de sus fundadores habían sido parte del antiguo Club Defensores de Avellaneda decidieron mantener los colores rojo y blanco para la naciente institución. (1)

Recordemos que el Club Defensores de Avellaneda había nacido en 1921 bajo la presidencia de Florencio Pampillón, sus colores e indumentaria distintiva eran la casaca a rayas blancas y rojas y el pantalón y medias blancas, actuando en el medio local durante la década de 1920, con cancha propia en la manzana N° 45. (2)

Antiguo Sello institucional del Club Barrio Norte.

 

Su incorporación al medio futbolístico:

Si bien su fundación data del año 1938, su ingreso a la competencia deportiva recién se produce a principios de la década del ‘40, así lo manifiesta la crónica bajo el título “Triunfal Jornada Deportiva” del diario Renovación a través de su corresponsal en Avellaneda:

“El domingo pasado se llevó a cabo el festival deportivo que auspiciaba la novel institución futbolística “Barrio Norte” con motivo de su incorporación al medio. (…)

A las diez y media de la mañana el Club “Santa Ana” fue recibido por los locales, quienes en un camión y varios autos se habían trasladado con ese fin. Después de recorrer parcialmente la localidad, vitoreándose mutuamente, se dirigieron al domicilio de don Humberto Zamar, adalid de esta jornada. Allí les fue servido un excelente banquete en el que participaron los jugadores de 1° y 2°, los miembros de las Comisiones Directivas, socios e invitados especiales. Según cálculos aproximados, los comensales sumaban doscientos,  lo que es un índice elocuente del éxito obtenido. De sobremesa fue designado el joven deportista local, Adelqui Retamozo para que hiciera uso de la palabra. (…)

Como ya se aproximaba la hora de los encuentros, los jugadores y miembros de las Comisiones se dirigieron a la cancha, donde a las 14 y 30 horas y bajo la dirección de un árbitro de “Santa Ana” se inició la disputa en la que los locales vencieron por el score de 2 a 1. Marcaron los tantos de los locales los jugadores Toni Buseghín y Santiago Chen.

En el match de fondo, actuó de árbitro el Sr. Humberto Zamar. También en éste encuentro la supremacía estuvo de parte de los locales quienes derrotaron ampliamente a sus adversarios por 3 goles a 0. Los goles fueron marcados por Sergio Arrieta y Armando Planicich. (…)

Que el triunfo obtenido en esta jornada sirva de estímulo a los deportistas de Avellaneda.” (3)

Al fin de semana siguiente Barrio Norte devuelve la visita al Club de la colonia Campo Grande, repitiendo los triunfos y las buenas actuaciones de sus deportistas en ambas divisiones.

Foto: Uno de los primeros equipos de Barrio Norte en sus salidas a la colonia Avellaneda.

Durante las décadas de 1940 y 1950, la actividad futbolística de Barrio Norte se limita a esporádicos encuentros amistosos con clubes vecinos de Avellaneda y su colonia, Reconquista, Guadalupe, Las Garzas, etc., o a los Torneos relámpagos que se organizaban en disputa de trofeos, medallas o dinero en efectivo.

A partir de las experiencias en 1957 y 1959 de conformar una Liga en la jurisdicción de Avellaneda, Barrio Norte es uno de los clubes animadores del proyecto, hasta lograr su organización definitiva en 1963.

Las nuevas autoridades de la Liga Avellanedense:

Como todos los años, al inicio de cada temporada deportiva, el cuerpo de delegados de clubes de la Liga Regional de Fútbol (Avellanedense) elige sus autoridades para conducir la institución. En abril de 1966 votan por la nueva Comisión Directiva:

Presidente, Luciano De Greff; Vice, Roberto Petean (Santa Ana); Secretario General, Ireneo Raffín (La Costa); Secretario de Actas, Adrián Venturini (Barrio Nuevo); Tesorero, Oscar Ponticelli (La Costa); Vocales: Omar Gregoret (La Vertiente), Rodolfo Altamirano (U. D. Itatí), Roberto Zamar (Barrio Norte), Avelino Troch (Central Norte), Rufino Goy (Tigre), Eliseo Quarin (Cañeros).

A principios de junio renuncia por causas personales de fuerza mayor el Vicepresidente y toma el cargo el delegado del Club Unión Deportiva Itatí, señor Rodolfo Altamirano, quien tendría un rol protagónico en la conducción de la Liga ese año por las reiteradas faltas a las reuniones del titular.

La novedad para la temporada representa la afiliación a la Liga Avellanedense del Club Atlético Tigre, nacido en 1940 como La Cueva del Tigre FBC.

Barrio Norte obtiene el Campeonato 1966:

Los Delegados de Barrio Norte ante la Liga a lo largo 1966 serían: Ramón Ramírez, Roberto Zamar, H. Stechina y Rubén Zamar (también jugador de primera división).

El movimiento de pases del Club rojiblanco fue:

Bajas: Isidro Sánchez y Omar Yoris al ingresante Club Tigre; Mario y Delfino Zupel y Rubén Persoglia al Club La Vertiente; Oreste Ponticelli a Defensores de La Costa; Orlando Sánchez a Unión D. Itatí.

Altas: Toribio Leiva y Abelardo Contrera provenientes del Club Unión D. Itatí; Rafael Miño del Club Cañeros.

La primera competición oficial se desarrolla el domingo 9 de junio con un Torneo por eliminación de primera división organizado a beneficio de la Liga en la propia cancha de Barrio Norte.

Foto: Equipo de Barrio Norte en la década de 1960.

La actividad futbolística continuará el 19 del mismo mes con el Torneo Apertura en cancha de La Vertiente, donde para sorpresa de todos se queda con el primer puesto ei debutante, el Club Tigre, consiguiendo el segundo lugar Central Norte de La Sarita.

El Campeonato oficial comienza el primer domingo de julio con la participación de nueve clubes del pueblo de Avellaneda y su zona de influencia rural. Se juega a dos ruedas (ida y vuelta) y luego de dieciséis fechas casi ininterrumpidas finaliza el 13 de noviembre con el Club Barrio Norte a la cabeza de la tabla.

De esta forma, los de Avellaneda se toman revancha del Club Santa Ana que en la temporada anterior se había quedado con el Campeonato sólo por diferencia de goles después de empatar en puntos.

Clubes J G E P GF GC Dif. Pts.
Barrio Norte 16 13 3 51 17 34 26
Santa Ana 16 11 2 3 39 19 20 24
Def. La Costa 16 9 4 3 49 31 18 22
U. D. Itatí 16 7 4 5 28 24 4 18
Cañeros Moussy 16 5 5 6 39 40 -1 15
Barrio Nuevo 16 4 3 9 29 33 -4 10
C. A. Tigre 16 3 4 9 18 44 -26 10
La Vertiente 16 3 3 10 25 40 -15 9
Central Norte 16 4 1 11 21 51 -30 9

 

Campeón en primera división: Club Atlético Barrio Norte; Sub Campeón: Club Atlético Santa Ana.

Goleador: Aroldo Vénica del Club Defensores de La Costa con 25 tantos.

Valla menos vencida: Rolando Moschén del Club Atlético Barrio Norte con 17 goles en contra.

Campeón en segunda división: Club Barrio Nuevo; Sub Campeón: Club Atlético Barrio Norte.

Goleador: Alcides Pereyra de Cañeros de Atlético de Moussy con 14 tantos.

Valla menos vencida: Roque Della Rosa de Barrio Nuevo con 8 goles en contra.

Portazo en la Avellanedense y afiliación a la Reconquistense:

Ya he detallado en un artículo anterior los pormenores del sorpresivo abandono de Barrio Norte, a fines de 1967, de la Liga que había ayudado a organizar pocos años atrás.

Desde mediados de los ’40 se hablaba entre sus dirigentes de la posibilidad de ingresar al Torneo de Ascenso de la Liga Reconquistense, la idea cobra más fuerza cuando el Unión, único Club de Avellaneda que estaba afiliado, decide abandonar el fútbol a principios de los ’60. Pero nadie imaginaba, ni siquiera los propios de Barrio Norte, una salida tan desprolija y conflictiva como la que finalmente se produjo, sobre todo porque faltando tres fechas venía encabezando de la tabla, invicto y con medio bicampeonato en el bolsillo.

Inmediatamente gestionan la afiliación a la Liga Reconquistense y al año siguiente (1968) ya están disputando el Ascenso, consiguiendo llegar a la máxima categoría en su segundo año de participación, enfrentando a los clubes Alumni, Central Los Laureles, Matienzo y Romang FBC, categoría que nunca más abandonaría, coronándose Campeón en primera en 1978 y obteniendo la Copa de Campeones de la Provincia de Santa Fe en 2004, su máximo logro deportivo a nivel oficial.

Foto: Omar “Pitogué” Robledo de V. Ocampo, incorporado como refuerzo en 1970.

De la misma manera que los clubes Atlético La Sarita, Defensores de La Costa y Atlético Tigre, Barrio Norte tiene sus orígenes competitivos en el fútbol rural de la Liga Avellanedense.

 

Profesor David Quarin

 

Referencias:

(1) Cracogna, Manuel. La Colonia Nacional Presidente Avellaneda y su Tiempo. Segunda Parte. 1997.

(2) Quarin D. – Sotelo A. Por Amor a la Camiseta. Historia del Fútbol Local y Regional 1904 – 1950. 2011.

(3) Renovación. Reconquista. N° 403. 5/04/1941. Pág. 4.

Libro de Actas N° 1 Liga Regional de Fútbol (Avellanedense). 1963 – 1967.

Aporte fotográfico: Mario Zamar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here