El dato se conoció está jueves. Podría significar un giro drástico en el caso de la muerte de 40 puñaladas del viverista Miguel Ángel Mattiazzi ocurrida en Calchaquí.

En la mañana de este jueves ingresó a la Unidad Fiscal Vera el informe de examen de ADN practicado sobre los restos de sangre hallados en un par de zapatillas de Franco Villalba, imputado por el crimen de su padrastro, y de muestras recogidas por los investigadores en el baño de la casa de la suegra del joven.

El peritaje fue realizado por la Unidad Genética Forense del Instituto Médico Legal de Rosario y fue remitido a fiscalía para dejar constancias en el caso que lleva adelante la justicia y notificar a las partes de las conclusiones arribadas. Todo en el marco de la causa judicial caratulada «Villalba Franco Emanuel sobre homicidio calificado por alevosía».

Para tal prueba científica, los profesionales tomaron una muestra de la víctima, tres muestras de las zapatillas y dos muestras de sangre recogidas en el baño de la vivienda ubicada en Pasaje Público 1205 de Calchaquí, donde vive la novia del acusado y en la que fiscalía asegura que Villalba se duchó para borrar los rastros escarlatas de su cuerpo.

En el análisis practicado utilizando sistemas STR autonómicos en las muestras de mancha de sangre se «observa un perfil genético incompleto y degradado, que no presente identidad con la muestra de la víctima«, aseguraron los profesionales que intervinieron. En el análisis practicado utilizando marcadores Y-STR en las muestras de mancha de sangre se «observan perfiles genéticos incompletos del cromosoma y que no son idénticos a la muestra de la víctima«.

En términos prácticos, esas conclusiones indican que las pericias de ADN no pudieron probar que la sangre hallada en el calzado del imputado y el sanitario de la casa de su pareja fuera la del hombre asesinado.

Las muestras de sangre de la víctima Miguel Ángel Mattiazzi fue tomado de la autopsia que se le practicó, mientras que las demás muestras a comparar se extrajeron de un par de zapatillas marca «Penalty», azules con líneas naranjas y blancas, y de una mancha de sangre tomada del baño de la vivienda Pasaje Público 1205 de Calchaquí.

El abogado defensor de Villalba, el Dr. Sixto González, dijo que «del análisis de ADN surge claramente que las manchas de sangre no son ni del muerto ni de mi cliente. Es lo que sostuvimos desde el primer momento y ahora lo confirma el informe del Instituto Médico Legal de Rosario. Es obvio que vamos a insistir con la libertad de Franco, porque es inocente y porque su detención es un capricho del juez (Martín) Gaúna Chapero».

Por su parte, el fiscal Gustavo Latorre, que lleva el caso, expresó a este portal que «no es que dio negativo, sino que no se pudo hacer porque no hay material genético suficiente para realizar el estudio. O sea, no es que dio negativo el ADN, el tema es que no hay material suficiente para practicar el examen«.

Para el representante del MPA la novedad no cambiaría demasiado el panorama porque «hay una suma de indicios que llevan a pensar que el imputado fue quien mató a la víctima. Entiendo que la defensa puede llegar a pedir una revisión pero yo me voy a oponer a eso».

 

Fuente – InfoVera

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here