Acompañado por el ministro de la producción, Luis Contigiani, el secretario de lechería, Pedro Morini, entre otras autoridades provinciales y regionales, el gobernador Miguel Lisfschitz  resaltó la importancia de ambas obras.

El gobernador dejó  oficialmente inauguradas obras energéticas que beneficiarán a productores tamberos de Villa Ocampo, departamento Gral. obligado, con una inversión que supera los $ 11 millones,  (11.432.395).

Se trata del tendido de 12.500 metros de nuevas líneas aéreas de media tensión, que fortalecerán el abastecimiento de electricidad a zonas rurales del distrito Villa Ocampo, en el extremo noreste de la provincia.

Las tareas tienen como objetivo incrementar la confiabilidad en el sistema eléctrico, atendiendo el crecimiento de la demanda eléctrica en esa zona del departamento Gral. Obligado, mejorar la calidad de vida de la población que habita en el campo, su permanencia en zonas productivas, para lo cual es vital la prestación de servicios públicos, para el desarrollo de las comunidades.

Las tareas consistieron en la construcción de tendidos aéreos de la red de media tensión en 7,6 y 13,2kV, con el izamiento de postes de madera, columnas de  hormigón y montaje de puestos aéreos de transformación de energía.

 

Reseña de la alcoholera

La planta alcoholera de Bioenergías Agropecuarias -de origen brasilero- fue instalada en Villa Ocampo a principios de la década de 1980 por la empr

Se trata de nuevas líneas de media tensión que beneficiarán a productores tamberos, financiadas con el Fondo de Electrificación rural.

El gobernador dejó  oficialmente inauguradas obras energéticas que beneficiarán a productores tamberos de Villa Ocampo, departamento Gral. obligado, con una inversión que supera los $ 11 millones,  (11.432.395).

Se trata del tendido de 12.500 metros de nuevas líneas aéreas de media tensión, que fortalecerán el abastecimiento de electricidad a zonas rurales del distrito Villa Ocampo, en el extremo noreste de la provincia.

Las tareas tienen como objetivo incrementar la confiabilidad en el sistema eléctrico, atendiendo el crecimiento de la demanda eléctrica en esa zona del departamento Gral. Obligado, mejorar la calidad de vida de la población que habita en el campo, su permanencia en zonas productivas, para lo cual es vital la prestación de servicios públicos, para el desarrollo de las comunidades.

Las tareas consistieron en la construcción de tendidos aéreos de la red de media tensión en 7,6 y 13,2kV, con el izamiento de postes de madera, columnas de  hormigón y montaje de puestos aéreos de transformación de energía.

 

La planta alcoholera de Bioenergías Agropecuarias -de origen brasilero- fue instalada en Villa Ocampo a principios de la década de 1980 por la empresa Welbers, que por entonces era propietaria de los ingenios azucareros Arno y Las Toscas y de la papelera ocampense, con el objetivo de participar en el frustrado proyecto de alconafta lanzado por el Gobierno Nacional. Luego de que la empresa quebrara, en 1993 pasó a formar parte de los bienes transferidos por el Estado Nacional a la Cooperativa Agroindustrial Arno; sin embargo, nunca más fue puesta en funcionamiento y sus instalaciones progresivamente se fueron deteriorando.

En los años 2001 y 2002, a partir de un convenio de explotación que la cooperativa firmó con la empresa ALCE S.A. se intentó reactivarla; pero inconvenientes técnicos y económicos hicieron que el proyecto fracase. Con el agravante de que Medio Ambiente de la Provincia clausurara definitivamente sus instalaciones por daño ambiental, al haberse detectado un derrame de vinaza en el cauce del río Los Amores; lo que provocó una gran mortandad de peces.

En los años siguientes, se sucedieron una serie de propuestas para que INAZA S.A., nueva propietaria del Ingenio Arno, también incorpore a su proyecto productivo la destilería; llegándose incluso a realizar jornadas técnicas para motivar la producción de sorgo que permita mantener la actividad cuando la melaza sea insuficiente.

Ante la indefinición de la empresa azucarera, el 25 de noviembre de 2009, a iniciativa del comerciante local Gaspar Bosch, se reunió un grupo de empresarios, profesionales, productores agropecuarios y comerciantes ocampenses, con el firme propósito de plantearse alternativas tendientes a reactivar las fuentes de trabajo que se encontraban sin funcionar desde hacía bastante tiempo. Debatido el tema intensamente, se decidió plantear la reactivación de la planta de alcohol; teniendo en cuenta que la misma llevaba casi dos décadas sin funcionar, a pesar de los contratos que la Cooperativa Agroindustrial Arno había firmado con la empresa ALCE, cuya gestión dejó la planta con enormes deterioros.

Es así que en el año 2010 se sucedieron innumerables reuniones entre aquellos potenciales interesados en integrar el grupo, en especial quienes eran acreedores de la firma INAZA por deudas contraídas por esa empresa y las que había asumido e incumplido su antecesora la Cooperativa Agroindustrial Arno; muchos de los convocados se interesaron en invertir en su comunidad para reactivar esta importante fuente de trabajo.

En ese momento, la planta alcoholera se encontraba incorporada al patrimonio de INAZA por venta de derechos y acciones que le hiciera la Cooperativa Agroindustrial Arno; habiéndolo recibido ésta por transferencia de la Municipalidad de Villa Ocampo, tras el traspaso libre de deudas del Estado Nacional.

Luego de varios años de estar inactiva, abandonada, y a la que le habían saqueado motores, instalaciones eléctricas, bombas, caños y platos de destilación, la planta presentaba un alto grado de improductividad. Con los dictámenes técnicos y económicos en manos, el nuevo grupo empresarial se convenció definitivamente de estar en el camino correcto; y que con reparaciones, recambios y agregados de los muchos elementos faltantes se podía comenzar a producir alcohol nuevamente, lo que no obstante requería una importante inversión.

Seguidamente se solicitaron presupuestos para el traslado de las instalaciones, en virtud de que Medio Ambiente de la Provincia ratificó que no se autorizaría el funcionamiento de ella en el lugar en la que estaba enclavada, por las nefastas experiencias medioambientales que se dieron cuando ALCE pretendió reactivarla; analizados los costos que el proyecto insumiría, se confirmó que Bioenergías Agropecuarias estaría en condiciones de realizar la inversión y alcanzar el objetivo de poner en funcionamiento la planta. Decisión que contó con un fuerte respaldo del municipio local y del propio Gobierno de Santa Fe, con visitas permanentes de funcionarios provinciales para constatar el traslado y montaje de las nuevas instalaciones en el Área Industrial de Villa Ocampo; trabajos que se iniciaron en el año 2012.

Para concretar la titánica tarea, en el año 2013 el Gobierno de Santa Fe hizo un aporte con el fin de colaborar con los costos del operativo de traslado y nuevo montaje de la planta; labor que se realizó con asesoramiento técnico, mano de obra local y una logística de trabajo diseñada especialmente para el desafío técnico que se presentaba. En la oportunidad, se tomó la decisión de que la mayor parte de los insumos, maquinarias, herramientas y elementos necesarios para el montaje sean adquiridos a proveedores locales y regionales, para fortalecer la economía de la zona; en una muestra más del compromiso asumido por el grupo inversor en el desarrollo productivo territorial.

A mediados del año 2016, el Ministerio de Producción de la Provincia, en el marco de un plan de salvataje de la producción cañera del norte santafesino, incluyó en el mismo el proyecto de reactivación de la alcoholera; otorgándole, a través de la Asociación Mesa Azucarera y de Desarrollo Regional del Norte Santafesino, un préstamo a la empresa Bioenergías Agropecuarias en carácter de fondo rotatorio.

Si bien, la capacidad de producción original de la planta cuando ocupaba las calderas del Ingenio Arno era de 100.000 a 120.000 litros diarios; en estos momentos se está en condiciones de producir hasta un 50% de esa capacidad si la materia prima es melaza o hasta un 35% con cereales. El alcohol que se elabora es de 96 grados, que por su muy buena calidad tiene destino de exportación; y es utilizado en perfumería, licorería y uso medicinal.

En estos momentos, el personal requerido para el funcionamiento de la planta es de entre 30 y 40 operarios, dependiendo de la disponibilidad de la materia prima. Se está comenzando con la producción de alcohol únicamente, a partir de la melaza generada por los ingenios azucareros del norte santafesino, mientras se prepara la infraestructura para los demás subproductos. Entre ellos los biodigestores que autoproducirá el 50% del gas que requiere la planta para funcionar; y desde el momento que se incorpore el cereal como materia prima, la burlanda que será destinada a la elaboración de alimento balanceado para animales.

           

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here