Lo hizo este domingo 9 de julio con toda la comunidad diocesana a través de la misa que presidio a la hora 19. Previamente compartió un encuentro fraterno con sacerdotes y religiosas.

En parte de su homilía, monseñor Macin agradeció a su familia, a sus compañeros sacerdotes, a monseñor Sigampa, quien lo ordeno sacerdote, siendo uno de los primeros del Seminario la Encarnación, a los integrantes de Casa Nazaret y a todos los que el señor puso en su camino para ir fortaleciendo su vocación.

“Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y lo demás se les dará por añadidura” (Mt. 6,33)

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here