Bajo este lema, este sábado 12 y domingo 13 de junio, se llevará a cabo, en todo país, la Colecta Anual de Caritas.

En el contexto de la emergencia sanitaria que estamos viviendo, la Colecta Anual de Cáritas se convierte en una oportunidad privilegiada de encuentro solidario. Hoy, más que nunca, nos reunimos como comunidad creyente para hacer un llamado a toda la sociedad, con el fin de crear mayor conciencia y promover el compromiso con los hermanos más pobres y excluidos de nuestro país.

La Colecta Anual de Caritas es la oportunidad para realizar juntos un gesto de amor y de fe. Es un gesto profético en la prolongada pandemia que vivimos. Es una luz que nos indica un camino para no salir iguales de ella, sino mejores, en una humanidad que ha transitado caminos de mucha ambición desmedida y destructora del ser humano en su dignidad y de nuestra Casa Común.

El dinero recaudado en la Colecta ayudará a sostener, durante todo el año, numerosos programas de educación, economía social y solidaria, adicciones, autoconstrucción de viviendas, asesorías legales, asistencia sanitaria y ayuda inmediata ante realidades de pobreza, emergencias climáticas o situaciones urgentes creadas por la pandemia, que se implementan a través de más de 3.500 comunidades de Cáritas en las 66 diócesis del país.

La Colecta es, de este modo, un aporte invalorable para poder sostener el trabajo durante «el día después» de esta emergencia sanitaria, cuando llegue el tiempo de recomponer entre todos las consecuencias sociales y humanas de la pandemia, acompañando a las personas y familias en su esfuerzo por reconstruir sus vidas. Será un camino largo para el cual nos preparamos, acompañados por la solidaridad de todos.

En este año tan difícil para todos necesitamos superarnos. Renovemos nuestro compromiso y colaboremos con generosidad en la Colecta Anual de Cáritas, para brindar una ayuda concreta y efectiva a tantos hermanos que, con enorme esperanza, trabajan por lograr condiciones de vida más dignas y acceder a verdaderas oportunidades de inclusión.

“De esta crisis podemos salir mejor o peor. Podemos retroceder o crear algo nuevo. En este momento, lo que necesitamos es la oportunidad de cambiar, de hacer lugar para que pueda surgir eso nuevo que necesitamos. Es el momento para soñar en grande, para repensar nuestras prioridades –lo que valoramos, lo que queremos, lo que buscamos- y para comprometernos en lo pequeño y actuar en función de lo que hemos soñado… Dios nos pide que nos atrevamos a crear algo nuevo”. (Papa Francisco en su último libro “Soñemos juntos”)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here