Ocurrió en Libertad, partido de Merlo (gran Buenos Aires). Estaba dentro de su casa; el misterio rodea el caso. Se trata de Héctor Retamozo (59), oriundo de la ciudad de Villa Ocampo.

El cadáver de un hombre de 59 años apareció golpeado, atado y quemado con ácido en el interior de la vivienda en la que residía la víctima, en un tremendo y misterioso suceso que se registró ayer en la localidad bonaerense de Libertad, en el partido de Merlo.

Las autoridades policiales consideran, basándose en testimonios, que el individuo habría sido salvajemente agredido luego de una violenta discusión que mantuvo con varios sujetos, que después fugaron, aunque no descartan otras hipótesis.

La víctima

Los voceros del Departamento Judicial de Morón revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Héctor Alonso Retamozo (59). Trascendió que el macabro hallazgo se produjo a las 4.10 horas de ayer jueves 6 de abril, cuando integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de Merlo fueron informados, por un llamado telefónico al número de emergencias 911, de un individuo que gritaba en el interior de una humilde finca situada en una zona de quintas en el cruce de Migueletes y Triunvirato, a 200 metros de la avenida Bella Vista (la ruta provincial 203).

De inmediato, los servidores públicos arribaron con una gran rapidez al lugar y, en dichas circunstancias, localizaron el cuerpo sin vida de Retamozo, que presentaba los pies atados y también un pedazo de cable, que estaba amarrado en la muñeca derecha, además de un terrible golpe en el área parietal izquierda de la cabeza (tal vez ocasionado al impactar en el suelo).

Pero a su vez el occiso tenía quemaduras en los brazos, en la región lumbar y en los glúteos, las que fueron provocadas por un ácido.

Escucharon una pelea

Habitantes de la zona, que dialogaron con los funcionarios de los tribunales de Morón, dijeron que escucharon una supuesta acalorada reyerta en el inmueble. Pesquisas policiales de la comisaría de Libertad (4ª de Merlo) realizan diferentes procedimientos en el humilde vecindario con el objetivo de aclarar el caso, que ocurrió en proximidades de un arroyo y de la sede de la línea 216 de colectivos.

Aparentemente el hombre se dedicaba a labores de siembra y se estima que habría discutido con varios individuos, aunque pese a la sospecha de un asesinato, no se descartan otras teorías, ya que el caso tiene ribetes que resultan muy confusos.

La causa, de manera preventiva, está caratulada «averiguación de causales de muerte».

 

Por Fernando Vázquez – fvazquez@cronica.com.ar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here