Similar problemática que afecta a la Liga Regional Norteña, la cual fue referenciada en un artículo anterior, experimenta casi en simultáneo la Liga Regional Avellanedense: los clubes fundadores, los más importantes y animadores de sus campeonatos abandonan su primera casa por diferencias puntuales con la dirigencia liguista o en busca de nueva y superior competencia deportiva.

 

En el caso puntual de la Liga Avellanedense las consecuencias son determinantes ya que todos los clubes que la abandonan para afiliarse a la Liga Reconquistense y disputar el Torneo de Ascenso lo hacen definitivamente llevándola lentamente a su desaparición en 1982.

Club Atlético La Sarita (1962)

Los dirigentes del club de la colonia noroeste de Reconquista toman la decisión a principios de 1962 de apostar por el crecimiento futbolístico e institucional del Atlético La Sarita, pasando a integrar la Liga Reconquistense adherida a la AFA.

Es decir que del ámbito rural pasan a competir con clubes urbanos (Nueva Chicago, Alumni, El Pilagá, Once Leones, Temperley) y con uno de los dos clubes romaneros que también se suma ese mismo año, el decano Matienzo que finalmente se quedaría en esa temporada con el Campeonato y el pasaje a primera división.

El Ascenso para La Sarita llegaría pocos años después, en 1968, pero también lo consigue en los años 1978, 1980 y 1997, lo que evidencia que no lograba afianzarse en la máxima categoría cada vez que llegaba.

Foto: Elenco del Atlético La Sarita Campeón del Ascenso 1997.

Después de su último Ascenso, La Sarita alcanza su mejor momento futbolístico, logrando en 1998 el anhelado Campeonato de primera, convirtiéndose en el único Club de la historia de la Liga Reconquistense en lograr en forma consecutiva ambos Torneos.

Club Barrio Norte (1966)

El club rojiblanco de la localidad de Avellaneda venía de conseguir su primer Campeonato de la Liga Regional en el año 1966, rompiendo con la supremacía de los clubes Defensores de la Costa (1963-64) y Atlético Santa Ana (1965).

Jugada la 4ta fecha de la segunda rueda en la temporada 1967, el defensor del título encabezaba invicto la tabla de posiciones con 20 puntos, producto de nueve victorias y dos empates, seguido a tres puntos por su clásico rival Defensores de La Costa.

En la fecha siguiente visita a Cañeros de Moussy y cuando apenas se iniciaba la segunda parte del encuentro, con el marcador 2 a 1 a favor de la visita, el árbitro da por finalizado el partido por incidentes dentro del campo de juego luego que el local descontara el marcador con un gol de penal, generando esa decisión graves consecuencias para el futuro de la Liga y la continuidad de Barrio Norte.

Cañeros, amparado en el Estatuto y Reglamento interno, reclama que se jueguen los minutos faltantes, mientras que Barrio Norte, amparado también en el Estatuto y Reglamento y en la decisión del árbitro, reclama los tres puntos, lo que prácticamente le aseguraba el bicampeonato.

La Comisión Directiva de la Liga Avellanedense, durante varias y tensas reuniones, revisa y analiza el caso, resolviendo finalmente hacer jugar los 41 minutos restantes y sanciona al árbitro con la expulsión por tiempo indeterminado. Barrio Norte no acepta dicha decisión, no se presenta a jugar en Cañeros y tampoco lo hace en la fecha siguiente de local contra La Vertiente, ni en la última contra La Costa.

La sorprendente intransigencia de la dirigencia de Barrio Norte de abandonar el Campeonato (que ya lo tenía en el bolsillo) y renunciar a la Liga, generó sin dudas una crisis profunda en el seno de la institución madre, una herida difícil de cicatrizar que se prolongó durante largo tiempo.

El hecho llevó a que el club rojiblanco decida ingresar al año siguiente (1968) al Torneo de Ascenso de la Liga Reconquistense. Ya en su segundo año de participar y enfrentar a los clubes Alumni, Central Los Laureles, Matienzo y Romang FBC, el Barrio Norte logra llegar a la máxima categoría para nunca más abandonarla, coronándose Campeón en 1978 y obteniendo la Copa de Campeones de la Provincia de Santa Fe en 2004, su máximo logro deportivo a nivel oficial.

Club Social y Deportivo Defensores de La Costa (1971)

Después del incidente y posterior abandono de Barrio Norte, al club del Bajo Vénica le quedaba allanado el camino para seguir dominando los certámenes de la Liga Avellanedense, obteniendo ese polémico Campeonato de 1967, y los siguientes del 68 y 69, consiguiendo un tricampeonato.

Foto: Equipo de Defensores de La Costa del campeonato de Ascenso y Primera en la década de 1970.

En el Torneo 1970 solo participan seis clubes (La Vertiente, Santa Ana, Tigre, Unión Dep. Itatí, Cañeros y La Costa), se hacen varios ajustes reglamentarios para organizar mejor el certamen y por renuncia del presidente titular, señor Roberto Sartor, la C. D. designa en su reemplazo al deportista y dirigente Aroldo Vénica, el goleador infalible e ídolo de La Costa que continuaba en actividad deportiva, de hecho ese año, y por octavo año consecutivo, se consagraba como el máximo artillero.

Cañeros de Moussy se quedaría con el Campeonato oficial, el primero y único en la Liga Avellanedense, con 17 puntos, dejando al favorito La Costa en segundo lugar con 12 puntos, ganándole los dos partidos del torneo y propiciándole una goleada histórica de 9 – 0 en la segunda rueda.

Después de esa “floja campaña” y considerando que la Liga Regional era de menor jerarquía, la dirigencia de La Costa decide a principios de 1971 ingresar al Ascenso de la Liga Reconquistense, manteniendo una par de años la afiliación en la Avellanedense.

En el tercer año (1973) de competencia en la segunda división obtiene el pasaje a primera luego de un impecable Torneo disputado con los clubes Central Reconquista, Platense, Alumni, Los Laureles y Romang FBC, terminando primero e invicto con diez triunfos al hilo.

En primera división se mantiene competitivo, sin descender, y obtiene el título máximo en 1977 luego de un reñido torneo con los clubes históricos de Reconquista, terminando en primer lugar de la tabla con 36 puntos, dos más que su inmediato perseguidor, Talleres de Barrio Moreno.

Así, Defensores de La Costa se convierte en el primer club fuera de los límites de Reconquista en conseguir el título de primera luego de cincuenta años de historia liguista.

Club Atlético Tigre (1974)

El siguiente Club en abandonar la Liga Regional Avellanedense para jugar el Ascenso sería el Atlético Tigre en 1974.  Las razones serían el desacuerdo con los fallos arbitrales y la organización en general de la Liga.

Ya el año anterior, finalizada la primer ronda de ocho fechas, amenazaba con retirarse por sentirse perjudicado por los malos arbitrajes pero finalmente continua jugando y concluye el campeonato quedando en el tercer lugar de la tabla.

En el primer año en la segunda división de la Reconquistense disputaría un lugar por el Ascenso con los dos clubes de Romang, Central Los Laureles y Alumni del barrio Almafuerte, pero no le resultaría sencilla la tarea. Tampoco le sería fácil mantenerse cada vez que lo consiguió: 1977, 1982, 1988 y 1996.

Foto: Campeón Apertura-Equipo de Atlético Tigre Campeón del Ascenso 1996.

Menos aún conseguir un título en primera división, recién lo obtendría en 2016 en la recordada final con Adelante.

 

Club Atlético Cañeros de Moussy (1975)

En la primera reunión de C. D. liguista en 1975, Cañeros de Moussy confirma a través de su representante que el Club se retira para pasar a la Liga Reconquistense aunque también comunica que mantendría la afiliación en la Avellanedense.

En su primer año de participación se mediría con Central Los Laureles (que conquista invicto el Ascenso), Atlético Tigre, los dos clubes de Romang y Argentinos Unidos de Barros Pasos, un debutante igual que Cañeros.

Foto: Plantel de Cañeros de Moussy Campeón del Ascenso 1993.

Casi veinte años le tomaría conseguir el objetivo máximo que lo trajo a la Liga Reconquistense, recién en 1993 logra ascender a primera división y repite título en 1999.

Foto: Festejos por el Campeonato de Ascenso 1999 de Cañeros.

 

Club Atlético Mandiyú

Por último, y para cerrar, merece una mención especial el caso del Club de la colonia de Avellaneda Oeste que en los años 1985, 86 y 87 incursiona en el Ascenso de la Reconquistense, luego de que Liga Avellanedense quedara inactiva.

Los resultados deportivos y económicos no fueron los esperados por la dirigencia y deciden abandonar el Ascenso.

Su última experiencia futbolística, luego de animar la Liga Rural (fútbol, vóley mixto, etc.), sería en 1999 cuando participa de la refundación de la Liga Regional Norteña de Fútbol y compite un año en esa entidad.

 

Profesor David Quarín

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here