El gobernador Miguel Lifschitz participó este sábado de la toma de posesión canónica de monseñor Sergio Alfredo Fenoy como Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, que se llevó a cabo en la Catedral Metropolitana.

 

Luego de realizar su Profesión de Fe y el Juramento de fidelidad, el arzobispo dedicó unas palabras a los presentes y agradeció la presencia de las autoridades provinciales y locales.

«El arzobispo de Santa Fe es una figura en la ciudad y una referencia nacional”, indicó Lifschitz, y en este sentido expresó que “José María Arancedo -anterior arzobispo-, cumplió ese rol durante muchos años y se va con el reconocimiento de la comunidad santafesina, no solo de los fieles sino también de la sociedad civil».

«Estos primeros años de gestión me tocó compartirlos con él y siempre lo he visto con actitud muy comprometida y responsable frente a los problemas sociales; ha sido el convocante y coordinador de la Mesa de Diálogo de Santa Fe, que es un verdadero ejemplo de articulación entre los ámbitos de la política y de la sociedad civil y ha jugado un rol fundamental en momentos difíciles».

“Con respecto a monseñor Fenoy, lo conocí cuando era intendente de Rosario y él obispo auxiliar. Es una persona muy sencilla, muy comprometida, muy afable en su trato. Estoy seguro de que va a cumplir un gran rol y que va a ser un digno sucesor de monseñor Arancedo”, aseguró.

«Estoy seguro de que vamos encontrar en él un gran colaborador para cuestiones sociales y para muchos temas que a veces necesitan de la participación de la Iglesia”, finalizó Lifschitz.

El gobernador y el nuevo arzobispo acordaron coordinar una reunión “para conversar sobre los desafíos de la ciudad y de la provincia”.

Presentes

El gobernador estuvo acompañado por el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, y la diputada provincial Clara García.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here