Al Sr. gobernador y a cada uno de los funcionarios a quienes le corresponde velar por la SEGURIDAD de los ciudadanos;

Soy Carolina Paulin DNI 29703198 ciudadana de la ciudad de Avellaneda, Santa Fe, y vengo a compartir mi experiencia ante una situación de inseguridad.

El domingo 23/01, a las 10. 30 horas de la mañana denuncio el robo de un aire acondicionado -el cual aún no empecé a pagar porque la primera cuota la abono en el mes de febrero de 2022- y griferías varias, e interviene cómo pensé que era lo correcto, llame al 911 e inmediatamente se hizo presente personal de la comisaría local.

Durante el mismo domingo en horario de la tarde una vecina muy amablemente nos facilita las imágenes de sus cámaras de seguridad donde se ve horario exacto y día del robo.

Voy personalmente junto a mi marido a la comisaría y al ver los vídeos el personal de turno reconoce enseguida a los delincuentes.

Por lo que, el domingo a pocas horas de la denuncia ya se sabía quiénes eran los ladrones y hasta la dirección donde ubicarlos, nos ilusionamos y quedamos a la espera de buenas noticias en lo inmediato.

 

– Lunes no tengo novedades, solo me visita personal de la policía para que pueda ampliar mi denuncia. Espero todo el lunes ansiosa alguna llamada que me digan que encontraron mis cosas robadas pero nada…

– Martes nada, durante todo el día espere novedades, por la noche mediante un medio de comunicación me anotició que el hecho estaba esclarecido, donde publican mis datos personales, la foto de mi casa y los objetos recuperados. SI ME ENTERE POR LOS MEDIOS.

– Miércoles sigo esperando.

– Jueves me entregan las partes de mis pertenencias recuperadas.

– Los objetos robados fueron elegidos supuestamente por contener cobre y bronce. La vedette de los robos, los metales, de público conocimiento. ¿Quién compra cobre y bronce? Niños y adolescentes roban a diario a pedido y nadie sabe quién lo compra, que es tan delincuente como el que comete el hecho.

SIENTO BRONCA, IMPOTENCIA, DECEPCIÓN, TRISTEZA:

El domingo a la tarde la policía contaba con la información ¿porque no actuó, si podía hacerlo?

¿Los ciudadanos comunes sólo tenemos obligaciones?

Para mayor indignación les cuento que se culpa del hecho solo a un menor de edad el cual ya está en libertad siendo que, en las cámaras se ven por lo menos 4 personas que ingresan a la propiedad privada, y no precisamente menores.

¿Y qué mensaje les transmitimos a los delincuentes, que el sistema policial y judicial está a su servicio?

¿Qué pueden delinquir tranquilos porque hasta le dan tiempo para destruir y deshacerse de lo que robaron?

¿Qué nos pasa? ¿debemos conformarnos con que por suerte no estaba ahí y no lastimaron a nadie?

¿Quién paga las 18 cuotas de mi aire acondicionado que no alcance a usar?

¿Los derechos solo existen para los delincuentes?

El hecho ocurrió en horario de la madrugada, ¿Si son menores, donde están los padres? ¿No respondemos los padres por los hechos de nuestros hijos menores?

Urgente exijo que se re plantee la intervención judicial y policial, y quiero que de este hecho haya responsables, pido que cada uno de nosotros los que nos levantamos temprano a construir un país mejor contemos con protección, con tranquilidad.

La conclusión es que hubiese tenido que ir yo misma y recuperar mis cosas robadas.

¡Vergüenza y tristeza de lo que nos pasa!

Quiero hacer pública mi situación porque lamentablemente no debo ser la única que pasa por algo así.

Quiero transmitirles a mis hijas que lo correcto siempre es lo mejor, que deben confiar en la justicia, que el que comete delitos tiene sus consecuencias y con estos hechos no puedo transmitirles eso, porque de verdad siento que estamos en el mundo del revés; pero sé y confío que somos más los que queremos de verdad una Argentina mejor…

Unámonos. ¡Quiero aclarar que mi enojo no es con ninguna de las personas que me atendieron sino con el sistema burocrático y jurídico que termina brindando herramientas para que el delincuente sea beneficiado!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here