El 1 de Mayo, Dia del Trabajador, el obispo de la Diócesis de Reconquista,
monseñor Angel José Macin, reflexionó sobre este tema tan preocupante desde
hace varias décadas.

DEVALUACION DEL TRABAJO:

Esto decía el obispo: “Por un lado, ya desde hace décadas, asistimos a una
devaluación del tema del trabajo, o de ciertos trabajos, en relación a otros
parámetros de la vida socio-económica. Sobre todo, es la primacía de lo financiero
lo que impacta directamente sobre el valor del trabajo. Cuando es más fácil ganar
mucho dinero en una sola operación, resulta casi imposible que las
personas se inclinen por la práctica de horas de esfuerzo. Este esquema va
asfixiando lentamente la vida laboral, con consecuencias nocivas y
demoledoras para la vida de nuestro pueblo”.

LLAMADO A LOS DISTINTOS SECTORES

Cerrando su mensaje decía monseñor Angel Macin
“Necesitamos un sindicalismo fuerte,pero independiente;
necesitamos empresas pujantes, pero que tengan como
criterios de primera línea la honestidad, la solidaridad y la hipoteca social
de los bienes; necesitamos gobiernos que promuevan el trabajo, no que
infantilicen al pueblo ofreciendo dádivas a cambio de votos;
sobre todo, es mi opinión, necesitamos que los sectores financieros y sus entornos
ocupen el lugar que les corresponde, estando al servicio del trabajo y no al revés”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here