Ramón Bressán es un joven profesor de Matemática y Física que se traslada en su silla de ruedas por la ciudad de Reconquista. Nos contó que hace poco la empresa encargada del Acueducto rompió y volvió a hacer un pasillo que conecta con la bicisenda de Bv. España. Pero esta vez la hicieron muy angosta y su silla de ruedas no entra en ese lugar.

A eso le llamamos «Barrera Arquitectónica», y aunque no haya una «barrera», igualmente impide el paso del discapacitado que intenta siempre valerse por sí mismo para moverse de un lugar a otro. (Barreras arquitectónicas. En el urbanismo se usa el término barrera arquitectónica para designar aquellos obstáculos físicos que impiden que determinados grupos de población puedan llegar, acceder o moverse por un edificio, lugar o zona en particular).

Ramón dialogó con RADIO AMANECER y mencionó que «antes había una bajada más ancha de la que hicieron pero ahora es un peligro porque con la silla puede caer una rueda, la hicieron más angosta, antes me iba y no tenía problemas. Según la norma tendría que ser el paso de una silla de ruedas más el de una persona parada al costado» indicó.

“Trato de ser lo más independiente posible y con esta silla me puedo mover solo sin depender de nadie” aclaró, al mismo tiempo que señaló la presencia de otras barreras para gente como él que circula en silla de ruedas “hay otros lugares que se han deteriorado como algunas veredas y no las arreglan, o también ocurre que en ciertos negocios hay autos estacionados en la subida a la vereda, y todas esas son barreras”. En tal sentido dijo “quiero pensar que lo hacen sin darse cuenta, que no va a pasar nadie por ahí, y yo, antes de mi accidente  quizás también era ignorante en ese aspecto, y es por eso que lo trato como una ignorancia”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here