La iniciativa dispone además la creación de una perrera, el registro de perros potencialmente peligrosos y de paseadores de canes. El autor aclaró que es «ciento por ciento modificable».

El proyecto ordena la creación de una perrera municipal y la aplicación de eutanasia para perros callejeros con enfermedades peligrosas para los humanos o el resto de los animales.

El pasado miércoles se presentó en el Concejo de la ciudad de San Javier un proyecto de legislación canina que abarca temáticas como la creación de una perrera municipal y la aplicación de la eutanasia en casos de enfermedad. El texto fue redactado por el oficialismo (FPCyS) y aclaran que se discutirá los próximos días con veterinarios, miembros de agrupaciones defensoras de animales y el área de Salud Pública de la Municipalidad. Desde organizaciones animalistas insisten en que la solución a la sobrepoblación de perros es la castración masiva y no la «acumulación y matanza» de animales.

Patricia Palacios es una de las tres personas a cargo de «Peluditos Mocoví», un grupo de voluntarios de San Javier que asisten y promueven la adopción de animales callejeros. En el centro de la ciudad de la cabecera del departamento homónimo, decenas de perros deambulan en la plaza principal moviéndose en manada y, muchas veces, ocasionando problemas con las personas que transitan por ese lugar a pie o en vehículo.  Para Patricia, el proyecto de legislación canina está abocado, sobre todo, a desplazar esa jauría que se muestra en los alrededores de los bancos y edificios de la administración pública.

«No acordamos en nada de lo que presenta el proyecto», dijo, y destacó que iniciativas similares «se ven año tras año, sobre todo en épocas electorales». «Siempre se tratan pero nunca llegan a nada», sostuvo.

La iniciativa del oficialismo presentada esta semana comprende, además de la creación de una perrera municipal y la aplicación de la eutanasia, la creación de registros municipales de perros domésticos, perros «potencialmente peligrosos» y paseadores de canes. También quiere promover la adopción y tenencia responsable y hasta la prohibición del abandono de cadáveres de animales en la vía pública.

«Nunca se habla de castraciones y vacunación masivas, de quien estará a cargo de determinar a qué perros se les aplicará la eutanasia; tampoco se habla de un centro de zoonosis, que no hay en San Javier», criticó la proteccionista.  «En cualquier parte del mundo se considera la castración masiva para controlar la sobrepoblación. Incluso es el método que se nombra en la ley provincial 13.383 (sobre equilibrio poblacional de perros y gatos). Va en contra de lo que la ley plantea».

Desde el grupo animalista se mostraron opositores a la «eutanasia humanitaria» que expresa el proyecto. Y en cambio, se mostraron a favor de «la castración, la adopción responsable y sobre todo la concientización de la población». Concretamente, la iniciativa de legislación canina expresa: «Si, una vez practicado el secuestro (del animal callejero), se constata la presencia de una enfermedad terminal o cualquier patología que pudiere poner en peligro la salud pública o la convivencia con los demás animales depositados en la perrera municipal se le podrá practicar eutanasia humanitaria, no asumiendo la Municipalidad de San Javier responsabilidad alguna en el caso de que el mismo hubiere tenido propietario, responsable, poseedor o tenedor legítimo».

Un proyecto ciento por ciento modificable

Silvio Florito, concejal y presidente del bloque oficialista en el Concejo de San Javier, es autor del proyecto de legislación canina y aseguró que el texto presentado «es un borrador» a partir de ordenanzas de otros municipios sobre la materia. El edil se mostró atento a los puntos más polémicos de la iniciativa que describió como «ciento por ciento modificable». «La ordenanza tiene más de 2.500 palabras. Si sacamos dos que hacen ruido, es totalmente viable también», dijo el concejal.

Sobre la utilización de la eutanasia, Florito señaló que sería aplicable a «animales que tengan alguna enfermedad que signifique peligrosidad para las personas o para los demás animales, como por ejemplo un perro con rabia que no se puede salvar».

Para el concejal, los ejes principales del proyecto apuntan a cierta formalización de las actividades en torno a los animales domésticos y la responsabilidad humana para con ellos. «Lo que pretendemos es que haya un registro de personas que tengan perros», y sobre la perrera expresó que la intención «no es hacinarlos». «Queremos que el Municipio tenga la facultad y el respaldo legal para tomar esos perros que andan en la calle. Si aparece el dueño, se le devuelve, y si no está la posibilidad de darlos en adopción», explicó.

En las siguientes dos semanas después de presentado el proyecto comenzará a debatirse en comisiones y reuniones con médicos veterinarios, personal de Sanidad de la Municipalidad de San Javier y organizaciones defensoras de animales. «Ojalá que lo que nos aporten sea diez veces mejor que lo que escribí», concluyó Florito.

En el mismo sentido se expresó Eduardo Baucero, presidente del Concejo de esa ciudad santafesina. «Vamos a empezar a trabajarlo con distintas instituciones y agrupaciones para armar algo en conjunto y formar una legislación aplicable», dijo el edil del PJ.

Sin embargo, la postura de los proteccionistas es firme. «Nos parece perfecto incentivar la adopción responsable pero no encerrando a los animales. La creación de perreras, refugios o lugares transitorios implica, en ese proyecto, acumulación y matanza. No sirve», afirmó Palacios.

Fuente – Aire de Santa Fe

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here