La sequía complica a los pequeños productores de ganadería de la zona. La escasez hídrica y la poca pastura generan pérdidas corporales importantes en los animales. Por la falta de lluvias todas las reservas de los campos se están terminando, lo que implica riesgo de muerte para las vacas.

En comunicación con Radio Amanecer, el productor Jorge Wilhem contó la situación alarmante que están pasando en el km 70 y parajes vecinos: “la sequía por las pocas lluvias, genera que los pequeños productores nos estemos quedando sin nada, se nos mueren los animales. Esta situación viene agravándose desde noviembre del año pasado, es insostenible, estamos en crisis económica, no tenemos para darle de comer a los animales”.

La zona cuenta con represas, las cuales están a media carga y de pastos no hay casi nada por lo que los ganaderos sacan los animales a la calle. A su vez, al no poder vender las vacas por el poco peso, pierden dinero y no les alcanza para comprar rollos para alimentarlas. Además, el que tiene algo de alimento disponible lo guarda o lo ofrece a un alto costo.

Ante esta situación, Wilhem comenta que han solicitado ayuda, por escrito, al gobierno y a los diputados y senadores provinciales. Por el momento, no recibieron respuestas.

“Esta situación es de público conocimiento y el gobierno no se acercó. La colaboración que necesitamos es urgente, no podemos esperar un mes. Si no nos brindan ayuda para contar con alimentos, los productores ganaderos dejaremos de existir, perderemos lo poco que tenemos”, finalizó afligido Jorge Wilhem.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here