Bajo el lema “Catequistas, llamados y enviados”, se realizó el  Seminario Diocesano de Catequesis (SEDIOCA),  este sábado 11 de marzo en el Instituto Gustavo Martínez Zuviría de Avellaneda.

 

El centro de la jornada fue ahondar en la vocación del catequista para estos tiempos.

El Papa Francisco nos dice: “Catequista es una vocación: ser catequista, esa es la vocación; no trabajar como catequista. Entiendan bien, no he dicho “hacer” el catequista, sino “serlo”, porque envuelve la vida. Se guía al encuentro con Jesús con las palabras y con la vida, con el testimonio”.

Para la animación de este SEDIOCA contó  con la presencia destacada del Padre Pablo Ardiles, de la Junta de Catequesis de la Arquidiócesis de Córdoba.

La modalidad del Seminario Diocesano de Catequesis es entonces, de valorizar y vitalizar la vida espiritual del catequista, su vocación y su misión.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here