Tanto desde las entidades rurales, como los productores independientes y hasta gobernadores justicialistas de las provincias productivas expresaron su rechazo a la medida del gobierno nacional.

El Gobierno nacional decidió este domingo suspender el Registro de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) para las exportaciones de harina y aceite de soja, entre otras posiciones arancelarias de la oleaginosa, según informó la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios.

Los productos identificados con las posiciones arancelarias NCM 1507-10-00 y NCM 1507-90-19 (aceite de soja a granel y en tambores de 200 litros) y NCM 2304-00-10, (Pellets» y Harina de soja, «Pellets», de harina de extracción y «Pellets», harina de tortas) NCM 2304-00-90, (Residuos y desperdicios de la industria alimentaria, alimentos para animales. Pasteles y demás residuos sólidos de la extracción del aceite de soja, molidos o en pellets), comprenden a las exportaciones que quedan suspendidas.

“En relación al cierre de las exportaciones de harina y aceite de soja, rechazo esta medida porque perjudica la producción cordobesa y va en contra del ingreso de divisas que son necesarias para nuestro país”, escribió en su cuenta de Twitter el gobernador Juan Schiaretti.

Otro de los mandatarios cuya provincia es perjudicada por esta restricción es el de Santa Fe, Omar Perotti, quien advirtió que el cese de la comercialización de estos productos a otras partes del mundo “frenará el ingreso de las divisas que necesita el país”.

“Se debe tener cuidado con incentivar a la desindustrialización. Lo que necesitamos es agregar valor, generar empleos y lograr inversiones”, sostuvo al respecto.

Entre las entidades que se expresaron, rescatamos el documento de la Sociedad Rural de Rosario:

«El campo dice BASTA! de jugar con el pueblo argentino!

El pasado 5 de marzo se publicó en el Boletín Oficial la resolución 3/2022 originada entre los Ministerios de Agricultura y de Desarrollo Productivo, conformando la creación Fondo anti cíclico agroalimentario, fideicomiso, con el argumento de desacoplar los precios internacionales del trigo y del maíz, de los precios internos. Ocho días después, la misma entidad suspende las exportaciones de los principales productos de exportación, como el aceite y la harina de soja, paso previo a un posible aumento de retenciones.

A esta altura, con tanta información pública disponible, afirmar que ¡el precio de los alimentos depende del precio de los productos agropecuarios es falso! El gobierno solo tiene la necesidad de buscar un culpable, ante la falta de voluntad política de ajuste del gasto público y de frenar la inflación, presionando al agro con más posibles retenciones.

La incidencia del costo del precio del trigo en el pan es solo del 12%, mientras que el resto del precio lo componen los eslabones de la cadena comercial y el estado a través de impuestos nacionales, provinciales y municipales, que  se queda con el 22%. Otro componente importante en el precio de los alimentos es la logística que tiene dentro de sus costos un 40% de impuestos (nacionales,  provinciales y municipales). Seamos responsables, para contener el aumento  en el precio de  los alimentos, hay que disminuir la presión impositiva.

El gobierno argentino aplica retenciones al agro desde el 2002, generando más pobreza, desempleo, estancamiento y desconfianza crónica. Copiemos ejemplos de países productivos, como: Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia, que no aplican retenciones, pagando precio pleno al productor agropecuario y al tipo de cambio libre, generando el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Cabe destacar, que dos de cada tres dólares que ingresan al país, provienen de las exportaciones que genera la producción del agro. Seguir hundiendo en impuestos al productor es suicida para el país, porque sin rentabilidad no podemos sostener el trabajo y la producción, empujando a la quiebra a la sociedad argentina.

Si bien los precios internacionales se han incrementado notablemente, los costos para el productor van a la par, pero el desdoblamiento cambiario, quita valor a la producción. Además la actividad agropecuaria es a cielo abierto, siempre afectada por los designios climáticos, tan graves como la sequía actual y extremas como las quemas.

La Argentina debe aprovechar esta oportunidad favorable del alza de los precios de los comodities, para sostener y lograr expandir su producción primaria y así contribuir a una economía estable.

Servimos a la patria, mejorando su producción

Sociedad Rural de Rosario»

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here