El gobierno provincial esperará los anuncios presidenciales antes de formular los propios. Pero se descarta de plano un retorno a la normalidad; en el mejor de los casos, se mantendrían las medidas vigentes desde el 23 de abril. Reunión de gremios docentes con funcionarios de Trabajo.

Omar Perotti esperará los anuncios nacionales que formulará el presidente hacia fines de semana para decidir cómo continuarán las restricciones en Santa Fe. Hay expectativa por ello y nada se resolverá hasta que no se escuche el mensaje de Alberto Fernández. Sin embargo, se tiene una certeza; ninguna decisión implicará retornar a la normalidad. «En el mejor de los casos, mantendremos las restricciones que se resolvieron en la provincia el viernes de la semana pasada», coincidieron en plantear a El Litoral tanto el ministro de Gestión, Marcos Corach; como el de Trabajo, Juan Manuel Pusineri. Ello implicaría una prórroga lineal de las medidas estipuladas en el decreto Nro. 386 que impuso básicamente una restricción de la circulación vehicular a partir de las 21, y desde el 23 de abril último. Esas disposiciones tendrán vigencia hasta el 2 de mayo, inclusive, e implican – además de la prohibición de circular en horario nocturno- la suspensión de los torneos deportivos, de las reuniones familiares, y de las funciones en teatros y cines, entre otros tópicos.

Lo mismo o más

Los funcionarios consultados compartieron el diagnóstico preocupante que sigue presentando la provincia en materia sanitaria; no se registra una disminución significativa de los contagios, y se está cada vez más cerca de la saturación del sistema de salud por la escasa disponibilidad de camas críticas. Por lo tanto, insistieron en advertir que no se puede pensar un escenario que implique no prorrogar las medidas vigentes; y hasta aventuran que quizá sea necesario profundizarlas.

Restricciones: menos movimiento pero aún «no se toma conciencia»

«Todas las medidas que se habían adoptado, fueron para no tener que cerrar ninguna actividad. Pero si no se puede controlar la circulación ni mitigar las aglomeraciones, no descartamos la posibilidad de tener que cerrar algunas actividades», admitió Pusineri. El ministro prefirió no arriesgar qué rubros serían los apuntados, pero adelantó que también se agudizarían los controles y se revisaría el horario – para ampliarlo- de la restricción vehicular.

Según planteó, el sector comercial ha logrado aggiornarse a la nueva situación abriendo sus puertas en horario corrido. Tampoco se han registrado inconvenientes en el rubro construcción, en tanto que es en la gastronomía donde mayor impacto se detecta de las restricciones.

Escuelas

Otro eje temático importante a la hora de definir medidas es la educación. El gobierno provincial es partidario de defender la presencialidad «todo lo que se pueda», pero ya hubo un planteo de los gremios docentes y no docentes al Poder Ejecutivo para abordar la situación. Los sindicatos solicitaron para este miércoles una reunión a fin de discutir el tema con funcionarios de los ministerios de Trabajo, Educación y Salud. Los sindicatos han planteado su preocupación por los contagios en el ámbito educativo que obligan a aislar burbujas en varios puntos de la provincia. Como se sabe, Santa Fe mantiene un esquema bimodal, que alterna presencialidad durante una semana; con tareas en el hogar, la siguiente.

Hasta aquí, como se dijo, el Poder Ejecutivo defiende las clases presenciales pero espera, atento, las medidas nacionales. En ese ámbito no se descarta que se sugiera volver a la virtualidad en algunos niveles, como el secundario.

Fuente – www.ellitoral.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here