Lo decidieron ayer en San Justo, luego de una asamblea convocada por Carsfé. Además, decidieron “no cortar rutas”, pero si movilizarse hasta Casa de Gobierno para pedirle a Omar Perotti que defienda los intereses de los productores de Santa Fe.

La Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (CARSFE)  realizó ayer una asamblea de productores en la Sociedad Rural de San Justo, en la cual se analizaron las medidas económicas anunciadas por el Gobierno Nacional y los alcances del Proyecto de Ley Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

La Asamblea fue convocada por las Sociedades Rurales de San Justo, Santa Fe, La Criolla, Gobernador Crespo, Vera, San Cristóbal, Las Colonias, San Carlos, Rafaela, Humberto Primo, Tostado, Reconquista y Calchaquí, con el aval y apoyo de CARSFE.

En la apertura, los dirigentes Berardo Vignatti (presidente de la Sociedad Rural de San Justo), Rafael Alemán (Vicepresidente de CARSFE) e Ignacio Mántaras (Secretario de CARSFE), informaron a los aproximadamente 200 productores presentes de las acciones desarrolladas por la Confederación ante las autoridades nacionales y provinciales al respecto.

Entre las manifestaciones de los presentes, se destaca el estado de angustia y desazón ante la posibilidad de quedar fuera de la actividad agropecuaria ante la posible sanción del citado proyecto de ley nacional, y la existencia de un fuerte malestar con la dirigencia política en general, salvando excepciones, por ineficiencia en la gestión de los recursos públicos, las altas remuneraciones que perciben, y la ausencia de gestos de austeridad ante la situación.

Por tal motivo, se resolvió peticionar a la Mesa de Enlace Nacional un cese de comercialización de productos, excepto lácteos, por 20 días de duración, con inicio a la mayor brevedad posible, en reclamo del incremento de los derechos de exportación y en alerta por la mayor presión tributaria nacional, provincial, municipal y comunal por la suspensión del consenso fiscal. Asimismo, se propone realizar movilizaciones de productores ante las autoridades provinciales, quienes deber ser custodios de los recursos de las provincias, y no podrían convalidar medidas del Gobierno Nacional que impliquen postergar posibilidades de desarrollo del interior productivo.

Ignacio Mántaras dijo que “hay más angustia y bronca” entre los productores. También dijo que hay “enojo” con la dirigencia política.

“La Provincia perderá 400 millones de dólares, que no volverán (…) Los modelos de segmentación no los avalamos, porque después el dinero no vuelve. Son recursos que se van a la Nación y no vuelven a Santa Fe” sostuvo el dirigente rural.

Por último, Mántaras ratificó que no habrá cortes de rutas en Santa Fe promovidos por Carsfe, aunque si habrá movilizaciones a Casa de Gobierno para pedirle a Omar Perotti que defienda los intereses de los productores de Santa Fe.

 

Fuente – LT9

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here