Un grupo de quince sacerdotes del clero de Formosa, a título personal, expresaron a través de una carta su “indignación humana y evangélica”, ante los acontecimientos que están sucediendo en la provincia por el Covid-19, los llamados “centros de aislamiento” y los hechos de violencia que se denunciaron.
“Nos unimos a todos nuestros comprovincianos, que han sufrido la pérdida de un ser querido por el Covid-19, así como a los que han sufrido represiones violentas por reclamar sus derechos”.
Ante la situación de pandemia, los sacerdotes manifestaron: “Vamos aprendiendo el arte de cuidarnos a nosotros mismos y a los demás. Sabemos que es el mejor camino de amor fraternal para salir adelante de esta situación”,
En este sentido hicieron mención “con preocupación” a los recientes hechos de violencia en la provincia: “Se está construyendo una comunidad provincial basada en el desprecio al otro diferente, a su cultura, a su pensamiento, a su persona, a su dignidad humana, al manoseo y ocultamiento de la verdad, a la instauración del miedo”, sostuvieron y afirmaron: “Se están construyendo muros de intolerancia y prepotencia. No es esta la Formosa que queremos”.
“Mientras estamos combatiendo un virus mortal que es el Covid-19, corremos el riesgo de que se nos meta en el alma, en el cuerpo, en la mente y en el espíritu el peor de los virus, el del egoísmo que descarta al otro sin más. Vivimos en una provincia donde la variedad de culturas es riqueza y merece ser respetada para que podamos verdaderamente encontrar los caminos de solución que nos vengan bien a todos y todas”.
Seguidamente, apelaron al gobierno provincial para “la búsqueda en conjunto de las mejores soluciones”, ya que se viene desempeñando con “un nivel de autoritarismo que nos recuerdan oscuras épocas de nuestra Patria que no queremos que vuelvan a repetirse y por eso las repudiamos con fuerza”. Y agregaron: “Gran parte del pueblo no quiere ser llevado a centros de aislamiento”.
Finalmente concluyeron aguardando que “el Buen Dios nos regale la luz y la fuerza de su Espíritu de amor para poder encontrar y transitar juntos los caminos en esta difícil y compleja situación”, y concluyeron con la bendición de la Virgen del Carmen. Firman la carta los presbíteros Miguel Ángel Rojas, Antonio Caballero, Mario Franco, Francisco Nazar, Mario Bissaro, Ponciano Acosta, Jimmy Ponce, Gabriel Stella, Eduardo Ramos, Marcelo Valsecchi, Edgardo Ortíz, Oscar Cáceres, Lucio Rizzi, Juan Rosasco y Gustavo Punzo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here