Así lo sostuvo el intendente de Tostado, Enrique Mualem, quien destacó que los problemas principales son la poca disponibilidad de camas y los contagios sostenidos en la región.

El intendente de Tostado, Enrique Mualem, se refirió a la situación epidemiológica de la ciudad cabecera del departamento 9 de Julio y esa región del norte santafesino.

«Venimos en una meseta en nuestra localidad, entre 40 y 50 casos activos, pero el problema más grave de ocupación de camas del hospital lo tenemos por pacientes derivados de localidades del norte», indicó en diálogo con Adrián Brodsky y Leonardo Botta.

En consonancia con esto, el mandatario local señaló que durante una reunión con autoridades provinciales y del nosocomio le informaron que de los ocho pacientes Covid alojados allí con requerimiento de oxígeno, dos eran de Tostado y los restantes de otros puntos del norte.

«Lo más complicado son la ocupación de camas y las derivaciones hacia centros de mayor complejidad. Desde aquí hacemos traslados a Rafaela, Santa Fe o Reconquista, y la verdad es que muchas veces quedan pacientes esperando desde las 10 de la mañana hasta altas horas de la noche para conseguir una cama y poder trasladarlos», enfatizó Mualem.

Además, dijo que la realidad sanitaria de las principales localidades del departamento, como Tostado o Villa Minetti, complica también a las demás poblaciones, porque eleva también la ocupación en los sectores de internación de los efectores, que atienden también otras contingencias.

«El problema es la falta de camas, no hay camas disponibles ni en Rafaela, ni en Santa Fe, ni en Reconquista. No podemos mover los pacientes, quedan aquí donde tenemos todo el sistema de salud armado como una terapia intermedia para mantener a estas personas hasta que puedan ser derivadas. Hay medidas que ha tomado el Gobierno que a muchas personas no les gusta, pero vemos que la gente ha tomado bastante conciencia», añadió.

Fuente – LT9

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here