Este jueves 31 de agosto se cumplen 90 años desde que ocurrió el accidente en «la Crucita» de Las Mercedes.

 

Saliendo de Villa Ocampo y transitando hacia el sur por Ruta Nacional Nº 11, pasando los puentes sobre el Río Los Amores, se encuentran las instalaciones que hace muchos años eran de Vialidad Nacional y la casa de Rubén Geymonat… a unos 100 mts más adelante, se ingresa a un camino rural que va hacia el oeste, directamente hasta la Escuela Provincial Nº 6108 Rosario Vera Peñaloza de Las Mercedes. A mitad de ese camino, se encuentra “La Crucita” (también se llega a ese cruce de calles, entrando desde la garita 1.000 mts hacia el norte)

En el año 1927, el camino no tenía la misma traza que el actual ya que había una curva muy cerrada, donde el día 31/08/1927 se produjo el vuelco de un automóvil en el que viajaban 3 personas (un hombre y dos mujeres), que se dirigían desde Reconquista hacia la Estancia La Isolina. En ese accidente fallece una de ellas -Matilde Ittig de Audisio- sobrina del dueño de la estancia –dato que amablemente nos aportó un primo segundo de Reconquista- El chofer y la otra señora sufrieron golpes y algunas heridas.

 

Cuentan algunos, que ese día, tipo 22 hs, en el silencio de la noche, se sintieron seis disparos y al llegar al lugar, Pedro José Bais, don Guillermo Yaccuzzi y don Juan Comolli comprobaron que era el conductor del auto quién los había hecho, en pedido de auxilio.

 

En su memoria, allí sus familiares construyeron un monolito, con un mármol blanco en su frente con los datos de la señora Matilde y una cruz del mismo material. Pasado un tiempo, un lugareño rompió a martillazos la cruz dejándola destruía totalmente, pero un mercedeño que vivía cerca de ahí, antes que alguien lo note, hizo una igual de cemento y la colocó donde estaba la anterior, la que se conserva hasta la fecha. A ese lugar todos los mercedeños lo conocen como LA CRUCITA.

 

De algunos integrantes de “Raíces Mercedeñas” (Grupo cerrado por Internet, compuesto por personas que nacieron, se criaron, fueron a la entonces Escuela 108, que viven o vivieron en Las Mercedes) surgió la idea de restaurar LA CRUCITA,  ya que estaba muy deteriorada, quebrada por la mitad y con mucho pasto alrededor, casi perdida en la maleza…  así que poniendo manos a la obra, se la restauró y se le colocó una placa de bronce que reza:

 

Matilde Ittig de Audisio QEPD “Estarás en nuestros recuerdos”

Raíces Mercedeñas – Noviembre/2013.

 

Informe: María Teresa Báez Chamorro 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here