El 1,4% de los diagnosticados de cáncer padece la patología que terminó con la vida del famoso conductor y periodista. Síntomas, factores de riesgo y avances científicos.

Los tumores intracraneanos pueden ser de muchos tipos diferentes y pueden clasificarse de formas muy variadas. Lo primero que tenemos que saber para poder pensar en un pronóstico es con qué tipo de tumor cerebral estamos lidiando. Por ejemplo, hay intra o extraaxiales (dependiendo de su ubicación por dentro o por fuera del cerebro o cerebelo), benignos y malignos, primarios o secundarios. Los tumores primarios son aquellos que se originan en la cavidad intracraneal directamente, mientras que los secundarios son metástasis de tumores malignos originados en otros lugares del organismo. Por ejemplo, un cáncer de pulmón que genera una siembra en el cerebro. Estadísticamente son más frecuentes los tumores secundarios que los primarios.

El tratamiento de los tumores cerebrales depende del tipo de tumor y de cada caso en particular. Algunos sólo se observan con estudios periódicos, otros sólo se biopsian. Sin embargo, muchos de ellos requieren algún tipo de tratamiento. Los tratamientos posibles son uno o una combinación de los siguientes: resección quirúrgica, quimioterapia y radioterapia.

Leer
Atajando con el alma

En cuanto a la resección de tumores cerebrales, hoy en día los riesgos disminuyeron mucho debido a las mejoras tecnológicas y las técnicas microquirúrgicas. Los tumores intracraneanos se operan con la utilización del microscopio quirúrgico, ya que se trata de lesiones relativamente pequeñas que se encuentran en contacto con estructuras relevantes y vitales que el neurocirujano desea preservar. El riesgo quirúrgico varía según el tipo y la ubicación de la lesión.

En algunos casos en que el tumor se encuentra en áreas cerebrales elocuentes (es decir que tienen una función esencial como comandar la movilidad del lado contrario del cuerpo o la compresión o expresión del lenguaje) se pueden realizar cirugías con mapeo cerebral intraoperatorio para localizar adecuadamente esas áreas en la superficie del cerebro y tratar de preservar lo máximo posible dichas funciones fundamentales. En el caso del mapeo intraoperatorio del lenguaje, parte de la cirugía debe realizarse con el paciente despierto así se va estimulando la corteza cerebral mientras el paciente efectúa diferentes acciones como leer o hablar.

Leer
Día mundial sin auto: beneficios y compromisos

Los tumores cerebrales benignos tienen un pronóstico más favorable y en muchos casos pueden curarse con la resección quirúrgica. Los tumores malignos primarios de cerebro en general requieren también la utilización de quimioterapia y radioterapia. En el caso de las metástasis cerebrales es común la utilización de un tipo de radioterapia llamada holocraneana. Los avances en los tratamientos oncológicos que hubo en los últimos años permitió en algunos casos mejorar parcialmente el pronóstico de los tumores malingos de cerebro.

Neurocirujano (M.N. 130405). (Instagram: @consultoriodedolor, web: www.consultoriodedolor.com.ar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here