El presidente del Colegio de Médicos de Santa Fe de la 1° Circunscripción, Daniel Rafel, analizó las circunstancias que rodearon la brutal agresión sufrida por un profesional de la salud en la ciudad de Avellaneda. Para el directivo existe una campaña de desprestigio que descarga en los médicos las responsabilidades por la grave crisis del sistema de salud. “Somos el chivo expiatorio de un sistema sanitario en crisis”, señaló Rafel.

El pasado 15 de enero el médico Guillermo Bailat fue gravemente agredido mientras cumplía funciones en el Sanatorio Avellaneda. Por circunstancias que se están investigando, tres familiares de una mujer internada en un Sanatorio, agredieron con patadas y golpes de puño al profesional que se desempeñaba en el sector de Diagnóstico por Imágenes. Como consecuencia de la agresión el profesional sufrió la fractura de una costilla, hematomas en rostro y cuerpo, y un derrame en un ojo.

Frente a esta grave agresión, el presidente del Colegio de Médicos de Santa Fe de la 1° Circunscripción, Daniel Rafel, expresó su solidaridad con el colega atacado y advirtió sobre un contexto persistente de agresiones de todo tipo hacia los profesionales.

Según explicó Rafel, “existe algo que nadie quiere ver cuando se producen estas agresiones. Hay una campaña anti médico que busca justificar las carencias del sistema de salud señalando a los profesionales de la salud como los causantes de esta situación, cuando en realidad, nada tenemos que ver. Al contrario, somos víctimas de la crisis del sistema sanitario por las bajas remuneraciones , las malas condiciones de trabajo” y por las injustificadas agresiones que a diario sufrimos.

Al respecto, el titular del Colegio de Médicos de Santa Fe destacó que “estamos todos los días escuchando que hacemos cosas mal sin destacar el esfuerzo cotidiano ni las cosas positivas.

Rafel sostuvo que “el sistema de salud está en un momento crítico. Los médicos nunca han ganado tan poco como en la actualidad, las obras sociales están fundidas y después de la pandemia la situación se agravó porque impacta la inflación y la dolarización de los insumos. Definitivamente el médico no es el culpable de esta situación. Los que niegan prestaciones, restringen servicios, gestionan deficientemente y pagan mal son los administradores del Sistema. Pero la gente no le ve así y solo apunta contra los médicos”, lamentó.

Finalmente, el directivo señaló que frente a este tipo de hechos “el sistema jurídico en Argentina no penaliza como corresponde. Nos parece necesario que la agresión a un médico sea considerada como un ataque a la autoridad. Tenemos que reformular el sistema de castigo para la gente que agrede a un profesional de la salud”, reclamó Daniel Rafel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here