Cada 14 de marzo se celebra el «Día mundial de los ríos vivos» o «Día internacional de acción contra las represas y en defensa de los ríos, el agua y la vida». Fue adoptado por los participantes del Primer Encuentro Internacional de Afectados por las Represas, en el año 1997 en Curitiba (Brasil), coincidiendo con el Día de acción contra las represas grandes en Brasil.

 

En este día el objetivo es celebrar a los ríos del mundo y a quienes luchan por preservarlos, también para elevar voces contra proyectos de gestión de agua destructivos, recuperar el bienestar de nuestras cuencas hidrográficas, y exigir una gestión equitativa y sostenible.

Estamos transitando una emergencia sanitaria y también ambiental, con un río Paraná, que nos da vida y mancomuna como región, que sufrió una prolongada e histórica bajante como hace 50 años no se daba. Bajante que trajo aparejado incendios en todo el litoral fluvial, con la consecuente pérdida de la biodiversidad.

Esta bajante provocó además que se produzca la desconexión del cauce principal, con la llanura aluvial, lugar de refugio y alimentación de los peces necesarios para su crecimiento.

Un nivel hidrométrico que impidió se produzca la reproducción del recurso íctico, con reclutamientos débiles, cuando no nulos.

Que los ríos se constituyan como un gran humedal, atemperando los impactos negativos que nos ocasiona el cambio climático.

Por lo cual en este contexto, el 14 de marzo, – día en que se conmemora el DIA MUNDIAL DE LOS RIOS VIVOS -, debería ser:

Un día para aprender los unos de los otros acerca de las amenazas que enfrentan nuestros ríos,

Un día para aunar esfuerzos, para que, juntos, hagamos público que estas cuestiones no nos afectan solamente a nivel local, sino que también tienen un alcance mundial.

Un día para tener conciencia que al mismo tiempo tenemos derechos y obligaciones, los que trasladan personas y mercancías, los que disfrutan de su ambiente y paisaje, los deportistas, los que hacen uso de su fauna ícitca y flora, los que producen en sus islas, y quienes habitan en su territorio.

Como sociedad debemos involucrarnos con nuestro Sitio Ramsar Jaaukanigás, y que ello se reproduzca, de sur a norte, en ambas márgenes del Río Paraná, resaltando y consolidando nuestra identidad.

Firma: Comisión de Ambiente de la UCR.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here