El padre Néstor Monzón, imputado hace dos años por  abuso sexual a una niña y un niño, redacto una carta a la opinión pública pidiendo justicia.

La trascribimos textualmente:

“De mi mayor consideración y respeto:

Hace más de 2 años que soy rehén de la Justicia del Norte de Santa Fé. Hace más de 2 años que no puede vivir del trabajo pastoral de más 23 años de ejercer el Sacerdocio; dando respuesta a aquello que es mi Vocación. No puedo trabajar y ganarme el sustento, de docente, profesión que ejercía en el Seminario de Resistencia y en el Colegio Zuviría de Avellaneda, del cual soy ex alumno. Allí trabajaba como profesor en Filosofía. Y también de Capellán de la Fuerza Aérea en Reconquista. Y no puedo trabajar de lo que me formé con dedicación y sacrificio, hasta tanto la Justicia no resuelva mi situación.

Necesito vivir de lo que me formé. Necesito del trabajo para mi sustento diario. No quiero vivir de la limosna generosa de tanta gente. MI familia, que siempre creyó en mi Inocencia, desde el primer momento; es la que me da todo el apoyo y contención que necesito. Ellos, tienen también a cargo sus propias familias que sustentar. El Estado, no me regala la comida, el agua, la luz, etc.

Lo único que pido es que si acusado tengo el derecho a ser juzgado por la vía constitucional, como corresponde. Qué la Justicia resuelva mi situación por el camino de la Justicia. No tienen nada; salgan a decirles a la Sociedad la verdad. Como dice el dicho popular: “la mentira tiene patas cortas.” Hace 800 días que vengo sufriendo estas falsas acusaciones y mentiras. Y la justicia alarga esta situación sin dar respuestas.

El tiempo ya se cumplió. Les pido, a mi familia y amigos que me acompañen y sostengan espiritualmente en esta lucha para que salga a la luz la verdad; en las vigilias frente a la Fiscalía. Para terminar encadenado hasta el día, en que despunte un nuevo amanecer.

Les dejo un abrazo. Y me confío a sus oraciones.

Néstor Fabián Monzón.”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here