Se trata de Daniel Vasilovsky, el cual fue declarado autor penalmente responsable de «homicidio simple reiterado en dos oportunidades» cuyas víctimas fueron Benito Sosa y Estela Ríos.

La Justicia provincial condenó este lunes al único detenido que tuvo la causa que investigó la desaparición y muerte de un matrimonio de Arroyo Leyes en 2017. Se trata de Daniel Vasilovsky, quien llegó al juicio detenido, con prisión preventiva, tras haber sido acusado a lo largo de la investigación como quién mató a Estela Ríos y Benito Sosa y luego desapareció los cuerpos en un lugar incierto.

La sentencia fue dada a conocer pasadas las 8.30 y estuvo a cargo de un tribunal pluripersonal conformado por los jueces Sergio Carraro, Octavio Silva y José Luis García Troiano. La misma impuso una pena de 25 años tras declarar a Vasilovsky como autor penalmente responsable del delito de «homicidio simple reiterado en dos oportunidades».

La condena fue por un monto inferior al que había solicitado, en su alegato de clausura, el fiscal Omar De Pedro, que pidió 35 años de pena para el acusado tras exponer el cumulo de pruebas que se ventilaron a lo largo del juicio. El reciente debate marcará un hito en los tribunales de Santa Fe ya que por primera vez llegó a un estrado judicial un doble homicidio cuyos cuerpos de las víctimas nunca aparecieron pese a que se realizaron múltiples rastrillajes en la zona de islas.

Las pruebas

Durante el juicio, que se llevó a cabo en la sala 6 durante siete jornadas, la Fiscalía expuso ante el tribunal una serie de pruebas que conectaron a Vasilovsky con la causa que investigó el matrimonio desaparecido. La hipótesis expuesta por De Pedro apuntó a que Benito y Estela, fueron atacados por el imputado en zona de islas el 19 de diciembre del 2017, cerca de las 8.30. Según indicó el fiscal, Vasilovsky abrió ambos cuerpos desde el cuello hasta el estómago para evitar que floten y los arrojó al río.

En esa línea, el funcionario judicial sostuvo que en la casa del acusado se encontraron en su momento restos de sangre humana, como así también rastros, tanto humanos como cadavéricos, que se presume que podrían haber sido de las víctimas. A su vez, la lancha de la pareja fue encontrada hundida, sin el tapón de desagote, y a escasos metros de la costa, en la zona donde residía Vasilovsky, mientras que los objetos de la pareja fueron hallados en inmediaciones de la casa del imputado. “La lancha fue hundida de manera intencional, ese tapón es a rosca y presión, no hay manera que se salga solo”, supo decir el fiscal De Pedro en su alegato de clausura para descartar la posibilidad de que se trató de un accidente lo que sucedió con Benito y Estela.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here