Miguel Lifschitz firmó el último miércoles el decreto que establece el mecanismo a utilizarse junto con las elecciones provinciales de 2019.

Los santafesinos podrán definir, mediante una consulta popular, si quieren o no una reforma de la Constitución Provincial. El gobernador Miguel Lifschitz firmó este miércoles el decreto de convocatoria para el domingo 16 de junio de 2019, cuando se desarrollen las elecciones provinciales.

No vinculante

La consulta popular es de carácter no vinculante y permitirá que los ciudadanos expresen en forma voluntaria si están a favor o en contra de la reforma constitucional en Santa Fe. En el texto, el mandatario también dispone que las enmiendas a la Carta Magna tengan lugar durante el período de gobierno previsto entre el año próximo y 2023.

Decreto

«Convócase, conjuntamente con la realización de los comicios generales fijados para el día 16 de junio de 2019, al electorado de la provincia a manifestar voluntariamente su opinión no vinculante respecto de la necesidad de reformar la Constitución (santafesina) durante el período de gobierno 2019/2023», expresa el decreto que lleva la rúbrica de Lifschitz y de todo su gabinete.

Si bien en Gobernación se había barajado la posibilidad de encarar la reforma en 2020, el documento firmado ayer terminó fijándola para el período 2019/2023, según indica el diario rosarino La Capital.

Además, el decreto establece que el electorado «deberá responder por la afirmativa o la negativa sobre la necesidad de reformar la Carta Magna provincial, opción que se hará efectiva mediante el agregado de una nueva boleta única separada que contenga, de forma clara, dicha alternativa».

A la hora de fundamentar la convocatoria, el decreto recuerda que las formas de gobierno llamadas semidirectas tienen por objeto que el pueblo no resulte totalmente ajeno a la conducción política, que la reforma constitucional de 1994 consagró los mecanismos de consulta popular y que los tratados internacionales incorporados a la Carta Magna nacional contemplan el derecho a la participación ciudadana en esa línea.

También destaca que la doctrina especializada admite la posibilidad de convocar a un consulta popular no vinculante, incluso cuando no se encuentre regulada, «sobre la base de una interpretación dinámica de la Constitución y derivada de los derechos no enumerados (artículo 33º de la Constitución Nacional) que nacen de la soberanía del pueblo».

Lifschitz había adelantado su decisión de llamar a una consulta popular por la reforma constitucional el 19 de diciembre pasado, en el marco del acto realizado en la capital provincial, junto a la dirigencia del Frente Progresista (FPCyS), para repasar sus tres años de gestión.

 

Fuente – LT10 – La Capital

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here