Si sumamos los títulos obtenidos en primera división por los clubes rurales a lo largo de las casi siete décadas de historia deportiva de la Liga Regional Norteña de Fútbol (contando sus dos períodos: 1954-1985 y 1999-2019), nos encontramos que en el podio se elevan: Atlético Argentino de Lanteri con 13 conquistas, Deportivo y Social Guadalupe con 10 y Morajú de Ingeniero Chanourdié con 6.

 

La cantidad de títulos de esos clubes se explica porque en algún momento consiguieron armar una base de jugadores muy sólida y duradera en el tiempo, con formaciones de memoria y casi invencibles con el correr de los campeonatos. Pero esto no tiene nada de novedoso, es algo muy común que sucede tanto el fútbol profesional como amateurs donde generaciones de jugadores logran una seguidilla de títulos quedando marcados en la memoria colectiva de sus simpatizantes y seguidores.

La particularidad en el caso puntual que estoy referenciando tiene que ver con que esos equipos inolvidables de Guadalupe, Argentino y Morajú estuvieron integrados mayoritariamente por jugadores del mismo medio rural, con los mismos apellidos, donde dos o tres familias armaban un equipo, integrados por hermanos, primos, tíos… Quizá el record guinness en esta materia lo tenga el Club Racing El Campesino de la zona rural de Villa Ocampo que en 1959 llegó a formar un equipo de primera división con once integrantes del mismo apellido: “Yaccuzzi”, pero en los clubes de la Liga Norteña también se dieron algunos casos extraordinarios.

Tricampeonatos:

Los inicios de la Liga Regional Norteña fueron dominados deportivamente por Guadalupe quién logró tres títulos consecutivos en los años 1954, 1955 y 1956. Ese equipo, recordado como “de los Masat”, se caracterizaba por el contrataque, la fuerza, la velocidad, los disparos de larga distancia y el juego aéreo.

Sus integrantes eran: Romualdo, Celso, Aníbal, Rogelio y Orfilio Masat (hermanos); Guillermo Masat, Ángel Masat, Daniel Masat, Humberto Nóbile, Rosendo Gregoret, Rodemir Verón, Pedro Persoglia, Néstor Vénica, Filiberto Tórtul, Eugenio Guillot y Herman Sandrigo.

Equipo de Sportivo Guadalupe: Campeón 1956

Parados: Ricardo Maglione (árbitro), Rodemir Verón, Rosendo Gregoret, Celso Masat, Romualdo Masat, Guillermo Masat, Pedro Persoglia, Néctor Vénica, Ceciliano Jara (árbitro). Hincados: Víctor Picech (árbitro), Orfilio Masat, Ángel Masat, Eugenio Guillot, Daniel Masat, Heman Sandrigo, Filiberto Tortul, Alejo Gregoret (dirigente).

En 1961, después de varios intentos frustrados, ingresaba a la Liga el Club Argentino de Lanteri para disputarle la hegemonía al poderoso Sportivo Guadalupe que en ese año lograba su sexta corona de ocho que había disputado. Argentino termina en segundo lugar, apenas un punto por debajo del que a partir de ese momento se convertía en su clásico rival.

Desde 1962 en adelante el éxito futbolístico cambió de manos, Argentino de Lanteri consiguió también un tricampeonato (1962, 1963 y 1964), con un juego más vistoso, que combinaba la fuerza con la pelota al piso y los pases cortos.

Los equipos de esos años estuvieron compuestos básicamente por tres apellidos, “los Nardelli”, “los Sandrigo” y “los Moschén”: Héctor, Reinaldo, Orlando, Victorino y Aroldo Nardelli (hermanos); Héctor, René y Melbin Sandrigo (hermanos); Néstor  y Guillermo A. Sandrigo,  (hermanos)  Oreste Sandrigo, Luis Sandrigo (de Chanourdié), Brunildo Sandrigo; Jorge, Oreste, Amado y Miguel Moschén (hermanos), Juan Carlos Zuazquita, Elpidio y Rogelio Sánchez (hermanos), Dionisio y Ubaldo Romero (hermanos), Alberto y Esteban Forte (hermanos), Filiberto Flores, Hilario Ermundo, Víctor García,  Juan Carlos Muchiutti, Adolfo Monjes, Oscar Orrego, Horacio Maglione, Adolfo Joffre.

Equipo de Atlético y Social Argentino de Lanteri de 1963

Parados: Orlando Nardelli, Héctor Sandrigo, Hilario Edmundo, Adolfo Monjes, Moschén, Reinaldo Nardelli. Hincados: Néstor Sandrigo, Oreste Sandrigo, René Sandrigo, Juan Carlos Zuazquita, Luis Sandrigo.

Cuatricampeonato:

En 1965 Guadalupe corta esa racha ganadora pero al año siguiente Argentino vuelve a gritar Campeón. En 1967 y 1968 la pulseada se inclina nuevamente hacia Guadalupe que consigue un bicampeonato, sus últimos títulos en la vieja Liga Norteña. A partir de allí la supremacía es absoluta para los de Lanteri, que con la base de jugadores de los años anteriores, algunos refuerzos de Reconquista y algunos cambios tácticos, dominan a gusto y placer los campeonatos, consiguiendo algo inédito para la Liga Norteña, cuatro títulos consecutivos, de 1969 a 1972.

Equipo de Atlético y Social Argentino de Lanteri: Campeón 1970

Parados: Horacio Maglione, Oscar Sandrigo, Aroldo Nardelli, Juan Carlos Zuazquita, Orlando Nardelli, Melvin Sandrigo. Hincados: Néstor Sandrigo, Gerardo Baraggiola, Eddie Córdoba, René Sandrigo, Victorino Nardelli, Guillermo Sandrigo.

En 1969 se suma un nuevo club a la Liga, el Morajú de Ingeniero Chanourdié, quien llega con la firme convicción de rivalizar deportivamente con sus vecinos rurales de Los Lapachos, Lanteri, Sombrerito, Ceibal, Las Garzas, Guadalupe, Flor de Oro, Siete Provincias y el mismo Chanourdié, y de conseguir campeonatos. Menos de cinco años le tomaría a Morajú quitarle el reinado futbolístico al Argentino de Lanteri y convertirse en el nuevo equipo estrella de la Liga obteniendo también un cuatricampeonato: 1973, 1974, 1975 y 1976.

Los  fuertes equipos de “los Sandrigo”, “los Pinto”, “los Scarel” de aquellos años gloriosos, compuestos por hermanos, primos y vecinos de un mismo entorno rural, tenían entre sus filas a: Luis (Pachi), Orlando (Cotorra), Abelando (Neguchi) y Rubén (Beca) Sandrigo (hermanos); Filiberto (Tetei),  Adelqui (Pati) y  René (Neco) Sandrigo (hermanos); Albino Sandrigo; Aníbal, Laureano, Luis y  José Pinto (hermanos); Darío y Dimas  Scarel (hermanos); Eduardo Scarel; Raúl  y Aroldo Vacou (hermanos); Luís Ságer; Armando Lorenzini; Elvio Altamirano; Omar Raffín; Abel Paulín; Rubén Wuerich.

Equipo del Club Morajú: Campeón 1974

Parados: René Sandrigo, Adelqui Sandrigo, Filiberto Sandrigo, Luis Pinto, Rubén Sandrigo, Albino Sandrigo. Hincados: José Pinto, Abel Paulín, Rubén Wuerich, Abelardo Sandrigo, Luis Sandrigo.

Desde 1976 hasta la fecha ningún otro club de la Liga Regional Norteña de Fútbol lograría igualar los títulos consecutivos de esos grandes equipos y mucho menos armar planteles con estrechos lazos de parentesco y convivencia entre sus jugadores.

 

Profesor David Quarin

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here