El gobierno provincial mandó analizar muestras de agua en el arroyo que separa Reconquista de Avellaneda para investigar si la causa es la contaminación o el efecto de las altas temperaturas.

El arroyo Rey tiene problemas de contaminación desde hace años, pero la mortandad de peces también puede ser causada por el efecto del calor en un curso con menos agua.

La aparición hace una semana de una cantidad importante de peces muertos en aguas del arroyo El Rey, que separa las ciudades de Reconquista y Avellaneda, desató la preocupación de los habitantes de esa zona y también encendió alarmas entre las autoridades ambientales de la provincia, que encargaron estudios para determinar si el episodio estuvo originado por las altas temperaturas o por algún factor no natural como contaminación de aguas por vertidos de efluentes industriales.

Así lo explicó Gaspar Borra, el subsecretario de Recursos Naturales del Ministerio de Medioambiente y Cambio Climático de Santa Fe, quien adelantó que las muestras de agua se hicieron el pasado jueves y que los resultados preliminares estarían para finales de esta semana.

“Los primeros indicios nos hacen pensar que sería un episodio usual cuando se combinan altas temperaturas y bajo caudal de agua, porque disminuye la cantidad de oxígeno. Esa es nuestra principal hipótesis” explicó el funcionario, quien de todas formas aclaró que al haberse tratado de una alta concentración de peces muertos en un lugar geográfico bien delimitado “tampoco descartan otros factores”.

Las especies más afectadas fueron los sábalos, dientudos y bogas. “Básicamente se trató de peces de escama”, señaló el funcionario.

Análisis

Borra detalló que el jueves pasado (dos días después que aparecieran centenares de peces muertos flotando en un sector del arroyo) se tomaron muestras de agua en dos sitios. Sin descartar la hipótesis de la contaminación, señaló que una posibilidad es que la concentración de los ejemplares en un punto en particular de ese curso de agua pudo haberse debido a “las corrientes que los acumularon aunque la mortandad se haya dado en diferentes lugares”.

Borra insistió en la necesidad de confirmar “que no haya factores externos” en el origen de esta situación, un escenario para nada descabellado ya que el arroyo Del Rey “tiene una situación de descargas de efluentes” de industrias de esa zona como frigoríficos, el polo industrial de Vicentín y otras empresas más.

“Estamos esperando los análisis de laboratorio que calculamos que estarán a finales de esta semana, en base a eso veremos si se confirma la hipótesis de una situación natural o por si lo contrario se debe a otras causas. En ese caso veremos qué medidas tomar”.

Los estudios se hacen en Reconquista en un laboratorio de bromatología, ya que si bien hay laboratorios en la ciudad de Santa Fe desde el ministerio optaron por hacerlo en esa ciudad “para que sea lo más cercano posible con el mayor conocimiento posible del lugar”.

¿Qué buscan? Borra señaló que se trata de análisis “muy completos con búsqueda de varios parámetros” que incluyen sustancias como agroquímicos y diferentes efluentes de origen industrial. “Se intenta tener un espectro amplio para tener certeza del origen”, amplió.

La contaminación, otra hipótesis posible

Con una semana de intenso calor aún por delante, desde la cartera ambiental no descartaron que se produzcan nuevos episodios de mortandad en los próximos días.

Borra insistió en la necesidad de confirmar “que no haya factores externos” en el origen de esta situación, un escenario para nada descabellado ya que el arroyo Del Rey “tiene una situación de descargas de efluentes” de industrias de esa zona como frigoríficos, el polo industrial de Vicentín y otras empresas más.

“Es una zona tradicionalmente con problemas de contaminación por una sumatoria de factores. Lo que queremos es prestar especial atención a lo que pasa allí porque es un lugar sensible que durante muchísimos años fue el vertedero de Reconquista y Avellaneda”, sintetizó.

También destacó que la nueva gestión provincial busca “hacer un análisis profundo del porqué”, ya que si trata de afluentes contaminantes “la idea es avanzar para identificar quien emite y las medidas de remediación para proteger la producción pero también la conservación, porque se trata de producir conservando y de buscar un punto de equilibrio”, dijo Borra.

Plan de inspecciones

Borra agregó que desde el gobierno provincial comenzaron un plan de inspecciones a empresas que emiten afluentes. “Tenemos un plan específico para toda la provincia ya que estaba muy desarticulada el área de inspección de Ambiente. Por eso estamos armando equipos de inspección y ya hemos concretado los primeros operativos para controlar el cumplimiento de las normativas ambientales. En especial en cuanto a vuelcos contaminantes”.

Esos operativos incluyeron inspecciones en el cordón industrial al norte de Rosario en zona de puertos así como en el parque industrial de la ciudad de Santa Fe. También en la zona oeste de esa ciudad “cerca de una fábrica de baterías”.

“Estamos intentando hacer inspecciones de oficio porque antes sólo se hacían tras denuncias de terceros. Pensamos que tenemos que recuperar la iniciativa en estas cuestiones con un plan sistemático”, resumió.

También se comenzó a trabajar para actualizar normativas de frigoríficos y del sector lácteo, que tienen efluentes con ciertas particularidades.

 

Fuente – LT9.com.ar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here