El Grupo de Boys Scouts “Punta de Lanza 317” ubicado en el camping municipal de Avellaneda, contiguo a la Terminal de Omnibus de esa ciudad, fue víctima en los últimos días de un gran robo. Los “cacos” se llevaron literalmente “todo” lo que había en la sede.

En diálogo con RADIO AMANECER, Lucía Segovia, integrante de este grupo de Scouts, dijo que “el sábado después de mediodía llegamos a la sede y la ventana trasera por Calle 19 estaba abierta. Entramos y vimos el desastre que hicieron. Se llevaron todo lo que uno pueda imaginarse.” “Puedo haber sido jueves o viernes que ingresaron, porque tal vez aprovecharon las malas condiciones del tiempo” indicó Lucía, al mismo tiempo que señaló “indudablemente que por la cantidad de cosas que se llevaron intervino una vehículo grande o una camionetita, o una moto con un carrito.”

Los “cacos” se llevaron un equipo para pintar a soplete, un taladro marca Gamma, un micrófono inalámbrico, dos micrófonos de plus, una potencia con tres salidas, un parlante, seis machetes, tres palas de punta, una pala ancha, un grupo de luz portátil con reflector y tres luces de led, un termolar, cuatro palas de madera, cuatro lámparas de emergencias, tres reflectores de 500 watts, dos hachas grandes y dos chicas, herramientas varias (martillos, llaves de boca, pinzas, sierra, tenazas), una abrochadora, dos baldes de plásticos, cinco kilos de yerba, diez kilos de azúcar, una bolsa con patas muslos, una bolsa con platos y cubiertos, dos garrafas de 10 kg., una conservadora, una bolsa con banderas, seis gaseosas y 2 mil pesos en efectivo.

Lucía Segovia aclaró que “todos los utensilios y platos tienen la inscripción de nuestro grupo, así que si alguien quiere vender, que la gente esté atenta.” Por último remarcó finalmente que “a pesar de esto, la actividad del grupo con los chicos sigue normalmente, no se va a interrumpir porque pasó esto.”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here