La ciudad de Itatí se vistió de fiesta con una multitud de peregrinos que llegaron para honrar a la madre en un nuevo aniversario de la Coronación de La Virgen.

La lluvia y el frío viento no detuvieron la fe de Más de 600 mil personas que se hicieron presentes para expresar su devoción mariana.

Ante este escenario, el equipo de Radio Amanecer conversó con Monseñor Andrés Stanovnik, actualmente Arzobispo de Corrientes, quien compartió su reflexión entorno a este gran acto de hermandad y agradecimiento.

“La respuesta a esta convocatoria viene de los fieles que viven en la sociedad y que tienen compromisos políticos diversos y variados, sin embargo, en este acontecimiento se encuentran unidos”. Esto es lo que debe trascender, asegura Monseñor Stanovnik.

Y se refiere al hecho de que 600 mil personas coincidan y expresen su devoción de manera pacífica, lo que es para él una manifestación clara de que tenemos un capital humano importante que da indicios de que podemos caminar todos juntos, solo que debemos desarrollarlo más. Sin embargo, no deja de ser una señal importante, sostiene el Arzobispo.

Leer
Tras accidente de tránsito, auto cae desde el puente El Toba

A su vez, afirma que: “somos capaces de caminar juntos, aunque después en la práctica nos cuesta mucho sentarnos y compartir con aquel que piensa diferente que vive diferente que tiene otros valores. Pero el hecho de poder hacer este gesto, indica que hay en el corazón del creyente, una capacidad para desarrollar mucho más. Tanto en el ámbito de la iglesia, para ser más abiertos, más tolerantes, más acogedores, como así también, en todas las prácticas de la sociedad”.

Para el Arzobispo de Corrientes, la crisis que estamos viviendo, que lleva a esta sensación de incertidumbre, de desesperanza, solo la podremos revertir sentándonos todos en la misma mesa y pensar en cómo salir de ella juntos. A su vez remarca, que es lo que no hacemos en el ámbito de la política y que es tan necesario.

Leer
Fortín Olmos: realizaron nuevos rastrillajes buscando a Rosalía Jara

“Cuando dos o tres personas no se ponen de acuerdo es porque hay intereses particulares que no permiten poner en común o que no tienen la fuerza suficiente para que el interés sea el salir juntos y realizar un proyecto que abarque todos los intereses. Siempre gana algún interés sectorial de tal manera que llevan al desencuentro permanente y a la parálisis del país, lo que es irracional, un mal negocio para todos los seres humanos. Pero así de extraños somos, sabemos que es lo mejor y sin embargo tomamos otros caminos”, afirma Monseñor Stanovnik.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here