Una de las damnificadas fue la obra de la Parroquia Maria Madre de Dios, en el Barrio San Jerónimo del Rey, donde las personas que se llevaron más de 50 metros de cables (además de algunas sillas plegables), no tuvieron demasiados problemas para ingresar ya que la obra es de fácil acceso.

Otra de las instituciones perjudicadas fue el Club Atlético La Vertiente, en la zona rural de Avellaneda, donde su presidente Nelson Bianchi contó en Radio Amanecer que «lamentablemente nos tocó a nosotros, teníamos un partido de fútbol y cuando quisieron ir a prender las luces se dieron cuenta que faltaban los cables aéreos pre ensamblados de aluminio y también los cables de la bomba sumergible que tenemos en club».

Leer
Libro, taller y conversatorio “Efemérides con perspectiva de género”

«Ya el año pasado se habían llevado los cables de la bomba, pero ésta vez se llevaron también los cables de los reflectores. Esto nos perjudica enormemente como institución deportiva. Calculamos que fue el martes a la madrugada, y evidentemente es alguien que conoce, tuvieron que subir hasta unos 6 metros para cortar esos cables», indicó.

Bianchi expresó que «nadie vio nada y ya hicimos la denuncia correspondiente y creo que ahora vamos a poner cámaras de seguridad porque estamos por agrandar el predio de la institución para dejar el frente como estacionamiento para los eventos que tenemos. Ahora vamos a hacer una nueva cancha y creo que esto acelera un poco el proceso».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here