La totalidad de las salas de juego ilegal distribuidas a lo largo y ancho del norte provincial ya cerraron sus puertas o están en vías de hacerlo. La drástica medida obedece a la finalización del acuerdo que los zares del juego tenían con altas autoridades de seguridad de la provincia, en la que también había componentes judiciales.

Las salas de “maquinitas” en las que se jugaba ruleta on line comienzan a ser solo un mal recuerdo en el norte santafesino, al igual que en el resto de la provincia, por la abrupta conclusión del pacto comercial que los propietarios de las salas mantenían desde hace años con encumbrados funcionarios políticos y judiciales y cuyo brazo recaudador era un sector de la policía provincial.

Es que a partir de la modificación del código penal se creó una nueva figura jurídica que implica condenar con mayor severidad el desarrollo de una actividad ilegal que no solo fomenta en la sociedad los efectos nocivos del juego sino que afecta directamente las utilidades.

El juego clandestino es un delito penal

La Ley N° 27.346, que introdujo modificaciones a norma sobre impuesto a las ganancias, estableció en su artículo 10, la incorporación del artículo 301 bis al Código Penal, a partir del cual el juego ilegal ya no es considerado una falta contravencional sino un delito penal con castigos de hasta seis años de prisión efectiva para quien “explotare, administrare, operare o de cualquier manera organizare, por sí o a través de terceros, cualquier modalidad o sistema de captación de juegos de azar sin contar con la autorización pertinente emanada de la autoridad jurisdiccional competente”.

 

Fuente – InfoVera

Foto ilustrativa

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here