Así lo dispuso la jueza Norma Senn en una audiencia de suspensión de juicio a prueba realizada en los tribunales de Reconquista. La reparación económica será distribuida entre las víctimas y dos instituciones de bien público. Además, a los imputados se les impusieron reglas de conducta por un año y tareas comunitarias en la municipalidad de Avellaneda por seis meses. El fiscal Leandro Mai investigó los ilícitos.

Un hombre y una mujer investigados penalmente por estafar a nueve personas a las que les prometieron entregarles consolas de videojuegos a cambio de dinero deberán pagar 300.000 pesos. Se trata de una reparación económica que será distribuida entre las víctimas, el Club de Leones de Reconquista y la casa de rehabilitación El Buen Samaritano de esa ciudad.

La medida fue resuelta por la jueza Norma Senn, en el marco de una audiencia de suspensión de juicio a prueba que se desarrolló en los tribunales reconquistenses. Además, a los investigados se les impusieron normas de conducta por un año y el deber de realizar tareas comunitarias en la municipalidad de Avellaneda durante seis meses.

El imputado tiene 35 años y sus iniciales son MEG, mientras que la imputada tiene 28 años y sus iniciales son PBF. A ambos se les atribuyó la coautoría de estafas reiteradas.

El fiscal que llevó a cabo la investigación es Leandro Mai.

Transferencias bancarias

Mai afirmó que “a fines de marzo de 2020, los imputados crearon un perfil en la red social Facebook en el que se hicieron pasar por un empresario y ofrecieron a la venta consolas de videojuegos”.

“Nueve personas demostraron interés en comprar los dispositivos y, mediante transferencias bancarias, les entregaron a los investigados un total de 157.500 pesos”, especificó el fiscal. Según remarcó, “ninguno de los clientes recibió el equipo adquirido”.

Además, el funcionario del MPA se refirió a que “los imputados engañaron a otro hombre para obtener sus datos biométricos y documentación personal”, y aclaró que “utilizaron esa información para crear a su nombre y sin su autorización la cuenta bancaria en la que ellos recibieron el dinero por las supuestas ventas”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here