De aprobarse el Proyecto de Ordenanza, la medida se aplicará para detectar conductores bajo los efectos de drogas y de ese modo concientizar sobre los efectos de los estupefacientes al volante.

El Concejal Firman presentó un proyecto de Ordenanza que busca crear un programa de detección de droga en saliva a conductores de vehículos.

La iniciativa tiene como objetivos educar y concientizar acerca de los riesgos al conducir habiendo consumido estupefacientes y complementar los controles de alcoholemia, con los controles correspondientes de detección de estupefacientes al momento de contar los métodos y elementos pertinentes a tales mediciones.

En ese marco, el proyecto establece efectuar los controles de detección de droga a los conductores de vehículos mediante instrumentos reglamentados y aprobados por la Dirección Nacional de Comercio Interior y homologados por el INTI, u otros institutos u organismos autorizados por la misma que permitan detectar la presencia de droga en el organismo conforme lo establecido en la Ley Nº 19.511 de Metrología Legal y resoluciones complementarias.

A su vez, contempla que su realización este a cargo de quienes actualmente realizan los controles de alcoholemia. En uno de sus artículos también sugiere la sanción en caso de detectarse el uso de estupefacientes: “no se aplicará una sanción económica, pero se retendrá el vehículo del conductor quien a su vez deberá realizar luego el tramite pertinente para recuperar el vehículo, presentándose ante el Tribunal de Faltas.

El edil, autor del proyecto, afirma que el motivo de esta acción de control no es el de perseguir ni criminalizar al consumidor o adicto, lejos está su idea de condenar o estigmatizar. Su objetivo a través de este proyecto es el de prevenir riesgos de accidentes y desalentar el uso de drogas mientras uno maneja como se lo hace con el alcohol.

Comenzaron los controles de narcolemia en Rosario

La narcolemia es un mecanismo que determina si un conductor/a se encuentra bajo los efectos de alguna sustancia que inhiba o altere las facultades para manejar un vehículo, a través de un dispositivo para la detección de drogas a través de toma de muestras de saliva.

Los efectos de las drogas en la conducción

Por su acción sobre el sistema nervioso central, las drogas con posibilidad de ser halladas en los controles a los conductores pueden ser clasificadas de la siguiente manera:

  • Estimulantes: pertenecen a este grupo los llamados menores: metilxantinas (cafeína, teobromina, teofilina). Y los mayores: anfetaminas, cocaína, etc.
  • Psicodislépticos o Alucinógenos despersonalizantes: entre ellos se encuentran el LSD (ácido lisérgico), la marihuana, la psilocibina, etc.
  • Depresoras: se ubican en esta categoría los hipnóticos o sedativos (barbitúricos y no barbitúricos); los tranquilizantes menores o ansiolíticos (benzodiacepinas y otros), los tranquilizantes mayores o antipsicóticos (neurolépticos) y finalmente, los antihistamínicos, morfina y otras drogas como el alcohol.

Muchas de estas drogas pueden afectar al conductor en una o varias aptitudes físicas y psíquicas, necesarias para la conducción.

Los efectos más comunes de la cocaína en cuanto se refieren a la conducción son particularmente graves: pérdida de inhibiciones, euforia, alteración de la conciencia y tendencia a la violencia.

La marihuana, dependiendo de la dosis administrada, en general causa euforia, distorsión de la realidad, alucinaciones auditivas o visuales, torpeza en cualquier maniobra. Y en el caso particular de la conducción puede estar alterada con bajas dosis la postura, el equilibrio, la concentración, la atención y la capacidad para incorporar datos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here