Recordamos que a Valentín Barbona, joven de Reconquista de 19 años de edad, al que le detectaron un tumor maligno en la espalda que lo obligó a realizarse un largo tratamiento durante 2019 en Santa Fe, del cual hoy está totalmente recuperado.

Allí, su familia, gracias a la solidaridad de un sinnúmero de personas, pudo costear los gastos que ocasionó su tratamiento y además, pagar el alquiler de una pequeña vivienda donde integrantes de la familia pudieron descansar y estar cerca de Valentín durante muchos meses.

Hoy, la familia Barbona quiere devolver la solidaridad que han tenido hacia ellos. Para eso, Gabriel “Chespi” Barbona, papá de Valentín, quiere extender el alquiler de esa vivienda en la que se alojaron en la ciudad de Santa Fe, para que otras familias de Reconquista y del norte santafesino que se encuentran atravesando una situación similar a la que vivieron ellos,  tengan la posibilidad de acompañar a un ser querido enfermo, sin tener que pensar en lo costoso que resulta estar lejos del propio hogar.

Es por ello que extenderá durante tres meses más el alquiler de la casa permitiéndole a otra familia que sigan en ese lugar (para lo cual ya están haciendo beneficios) y no solo eso, Gabriel tiene en mente poder alquilar otra vivienda, un poco más grande, para ofrecer a personas del norte santafesino que lo necesiten, en una cruzada que la familia Barbona denomina “La casita solidaria”.

En diálogo con RADIO AMANECER,  Gabriel “Chespi” Barbona contó que “el año pasado se hizo un festival en nombre de Valentín, y con eso, pudimos pagar el año completo de su tratamiento en Santa Fe.” “Por obra divina del Señor y de las cadenas de oración de la gente – continuó – Valentín se curó y no necesitó cirugía porque la columna se está recuperando sola”. “A raíz de eso – siguió relatando – la casa la ocupamos muy poco, y fue siendo ocupada por gente de Reconquista, de Romang, de la zona y ví la necesidad que tiene la gente del norte, cuando va allá y tiene que quedarse unos días, por ejemplo ahora hay gente de Reconquista que está atravesando un problema bastante complicado”. En tal sentido contó “como a mí se me termina el contrato ahora en febrero, me daba no sé qué decirle a esa gente que está ahí que se tenían que ir, entonces surgió entre los amigos ver si podemos continuar, y pude conseguir que nos aguanten tres meses más, hasta mayo”.

“La idea es armar algo medio grande para marzo, a ver si podemos meternos en esta cruzada que llamamos La Casita solidaria, y conseguir una casa más grande para que la gente de acá de la zona que vaya allá, tenga una cama, una cocina, una ducha, un lugar por lo menos para descansar” señaló.

“Sé que no es fácil, pero vamos a trabajar y que la gente no esté tan desamparada y tenga un alojamiento transitorio” expresó finalmente.

Foto – Valentín con parte del personal que lo atendió durante su tratamiento

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here